A la espera, acuerdos finales de Convención climática en Madrid

0
95

A la espera de la salida de una declaración final se encuentran hoy las delegaciones de la Convención climática de Madrid, cuyos resultados se podrían alargar más de lo previsto, según los organizadores.

Aunque es casi habitual en estos eventos que los acuerdos finales salgan a la luz más tarde de la hora prevista para el cierre, la cita madrileña viene generando incertidumbres desde hace varios días, por la falta de consensos.

A pesar de esto y ante el apremio tanto de la sociedad civil y las distintas ONGs, la ministra española para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, explicó que en este momento, normal como en todas las cumbres, los facilitadores ‘hemos llegado hasta donde podíamos llegar’ y ahora toca ‘alcanzar el consenso o el equilibrio’.

Ese balance que se espera, a juicio de especialistas, debe precisar cuáles son los elementos en los que es imposible llegar a un acuerdo, o por estar vinculados a otras negociaciones, señaló la funcionaria a punto de cerrar la cumbre.

Adelantó además en un encuentro que cerraba las actividades del Pabellón Azul de la cita, que ‘ahora todo el mundo ha tenido acceso por primera vez a los textos retocados por los facilitadores y las distintas partes están haciendo su evaluación’.

Mientras, la ministra chilena de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, señaló que se están teniendo reuniones bilaterales y se va a organizar un plenario con las opiniones recogidas de todos, en el cual se darán las pistas sobre cómo se quiere seguir trabajando.

La ministra subrayó además que no se descarta que, una vez escuchadas las opiniones de todos y la Presidencia tenga una conclusión ‘sobre qué temas están maduros y cuáles no lo están, se encargue que se siga trabajando en esos aspectos’.

Con anterioridad, Ribera explicaba que existen muchas partes que dicen cómo debemos ir, si más deprisa, tener más ambición y reforzar el papel de la ciencia, mientras otros pretenden que nos quedemos en esa letra pequeña del paso a paso y esas dos visiones se ven ya con mucha claridad, anticipó.

En su opinión, ‘hay que capturar la ambición en esta cumbre’, en una cita denominada de transición hacia la de Glasgow en 2020, cuando los países deberían aumentar sus compromisos con el clima, tal y como suscribieron en el Acuerdo de París.

De todas formas, seguro los ecos de la Cumbre sobrepasarán la jornada clausura, hecho usual en este tipo de eventos, pues unificar criterios de unas 200 naciones es algo insólito.