Apagón de Internet aumenta tensiones en Camerún

0
148
Camerún amaneció con un apagón parcial de Internet en los territorios anglófonos, lo cual aumentó las tensiones por el intento separatista de declarar este 1 de octubre como ”Día de la Independencia”.

La población experimentó la limitación del acceso a los medios sociales mediante la Red de Redes en las Regiones (provincias) Noroeste y Suroeste de habla inglesa en este país de África Central, que arrastra esa división de los tiempos en que fue doble el coloniaje, por parte de Francia y de Reino Unido.

Los pobladores de esas zonas reaccionaron contra el vacío en Internet, sobre todo respecto a Twitter, Whatsapp y Facebook, hecho cuya repetición el Gobierno adelantó que no volvería a ocurrir, en alusión a un anterior receso digital a principios de año.

El Ejecutivo explicó el anterior apagón, que terminó en abril después de más de tres meses y fue total en las regiones anglófonas, con el argumento de que los medios de comunicación social eran utilizados de forma activa para difundir información falsa.

Medios de prensa recordaron que este tipo de apagón en Internet, condenado por organismos y gobiernos de todo el mundo, cuesta a los Estados millones de dólares, entre otras causas por la inhabilitación del trabajo de la mayoría de las empresas.

La limitación afectó a los funcionarios, y el Gobierno instruyó a los bancos a realizar los pagos de forma manual, porque los servicios de cajeros automáticos también fueron suspendidos.

Las protestas contra la discriminación por parte de la mayoría francófona comenzaron luego de la detención de unas 100 personas de habla anglófona y varios hechos violentos que causaron un muerto en noviembre de 2016 en la ciudad noroccidental de Bamenda, tras días de violentas manifestaciones.

Un enorme despliegue militar precedió el anunció por líderes locales de esos territorios de celebrar este domingo el referido día independiente, tras una orden del Gobierno en previsión de disturbios durante las celebraciones.

La movilización fue emitida por el presidente, Paul Biya, tras semanas de disturbios callejeros en ambas zonas, e incluye la restricción de movimientos de personas y vehículos, la clausura de lugares públicos y la prohibición de reuniones.

El jefe de Estado aclaró que asumió esa medida castrense para proteger la integridad territorial de la nación y ‘garantizar la seguridad de las personas respetuosas de la ley y sus propiedades, tras repetidas amenazas de los secesionistas’.

Manifestantes secesionistas y la Policía chocaron la semana pasada en varias ocasiones, a pesar del nombramiento por el presidente Biya de un grupo de trabajo para conocer las razones de las protestas.

El conflicto detonó con la decisión oficial de exigir a los abogados y maestros del noroeste y el suroeste expresarse en francés y proscribir las transmisiones en inglés de las radios locales.

Mientras el francés se habla en ocho de las 10 regiones de Camerún, el inglés se practica solo en las Noroccidental y Sudoriental, cuyos pobladores piden a las autoridades que dejen de imponer el francés en sus sistemas educativos y legales.