Presionan al Gobierno de Trump para evitar deportación de liberianos

0
229

La administración del presidente estadounidense, Donald Trump, recibe una creciente presión para extender las protecciones contra deportación de miles de liberianos que podrían convertirse en indocumentados dentro de unos días, difundió hoy USA Today.

En marzo de 2018 el mandatario anunció que a liberianos que habían estado viviendo y trabajando legalmente en Estados Unidos, en muchos casos durante más de dos décadas, se les revocaría su estatus y ya no estarían amparados para permanecer en el país.

A través de un memorando presidencial, el gobernante republicano les dio a esas personas un año para resolver sus asuntos, pero ahora legisladores, activistas de derechos humanos y abogados de derechos civiles le exigen revertir la decisión antes de que el estatus expire el próximo domingo.

Según el diario USA Today, demócratas del Congreso pidieron a Trump prolongar para los liberianos el programa conocido como Salida Obligatoria Diferida (DED, por sus siglas en inglés), al argumentar que las condiciones en su nación de origen aún son peligrosas, y que estás personas están integradas a sus comunidades en Estados Unidos.

El DED es un mecanismo de inmigración autorizado por el presidente que permite a los extranjeros cuyos países han experimentado conflictos armados, disturbios civiles, desastres naturales o crisis de salud pública permanecer legalmente en territorio norteamericano.

Los nacionales de Liberia han estado amparados por ese programa o por el Estatus de Protección Temporal (TPS) desde 1991, luego del estallido de la guerra civil en 1989, y los presidentes anteriores a Trump siempre habían prolongado esa protección.

El condado de Hennepin, en Minnesota, tiene el mayor número de liberianos radicados en el país, con un estimado de ocho mil 285, en tanto se calcula que en total viven unos 35 mil en todo el estado.

Otras grandes comunidades se encuentran en Filadelfia y áreas suburbanas de Pensilvania; y en los condados de Providence, en Rhode Island; Montgomery y Prince George, en Maryland; y Mercer, en Nueva Jersey.

El lunes, el fiscal general de Minnesota, Keith Ellison, al frente de una coalición integrada por nueve estados y Washington DC, presentó una solicitud ante un tribunal federal en respaldo a una demanda que está tratando de anular la decisión de Trump.

La cancelación del DED para los liberianos se sumó a la eliminación del TPS para personas provenientes de lugares como El Salvador, Nicaragua y Haití, lo cual afecta a casi medio millón de inmigrantes indocumentados.