Papa llama en Marruecos a buscar causas de ‘grave’ crisis migratoria

0
212

El papa Francisco llamó a todos los involucrados a buscar las causas de la grave crisis migratoria vigente en la actualidad que obliga a millones de personas a abandonar sus países de origen.

En un discurso en Rabat ante miles de personas, incluido el rey Mohamed VI, el Obispo de Roma sentenció que la emigración no se resuelve construyendo barreras o negando la asistencia a los necesitados.

Abogó también por combatir el fanatismo y se mostró preocupado por la suerte de esas personas que en gran parte no dejarían sus países si no estuvieran obligadas a hacerlo, reportó la Agencia Católica de Información.

En este puente natural entre África y Europa deseo insistir en la necesidad de unir nuestros esfuerzos para dar un nuevo impulso a la construcción de un mundo más solidario, comprometido y valiente que respete las particularidades de cada pueblo, indicó.

Fomentar el respeto al diálogo interreligioso y abordar las amenazas de la emigración forzada es el mensaje que lleva el Sumo Pontífice durante su corta estancia en Marruecos, país de minoría cristiana.

La libertad de conciencia y la religiosa -que no se limita solo a la libertad de culto, sino a permitir que cada uno viva según la propia convicción religiosa-, están inseparablemente unidas a la dignidad humana, sostuvo en su discurso.

Invitó a aceptar al otro en la peculiaridad de su fe y enriquecerse mutuamente con la diferencia, en una relación marcada por la benevolencia y la búsqueda de lo que se puede hacer juntos.

El papa Francisco pidió detener la ‘instrumentalización de las religiones’ que incitan al odio, la violencia, al extremismo o al fanatismo ciego, mientras llamó para ‘dejar de usar el nombre de Dios para justificar actos de homicidio, exilio, terrorismo y opresión’.

La agenda del papa incluye encuentros con los principales líderes religiosos musulmanes, con migrantes y la misa del domingo en un complejo deportivo, detalló la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

Datos oficiales reflejan que cerca de 30 mil católicos – de los 37 millones de habitantes- residen en Marruecos, la mayoría extranjeros provenientes de África subsahariana.

La Iglesia de Marruecos regalará al papa Francisco una obra de arte de un escultor marroquí musulmán que representa a Jesucristo con la cruz a cuestas, y un árbol de argán, originario del noroeste del país africano, según medios locales de prensa.

Su visita a Marruecos tiene lugar 34 años después de la del papa Juan Pablo II en 1985.