Venezuela responde ante criminalización de sus ciudadanos

0
39

Las detenciones arbitrarias y la criminalización de la migración venezolana por parte de algunos países de Latinoamérica que provocó la reacción del gobierno bolivariano marcó la semana que culmina hoy.

Las denuncias y testimonios de varios ciudadanos de esta nación suramericana, quienes utilizados como instrumento político por parte de gobiernos de derecha son acusados de terroristas y señalados por su supuesta participación en acciones violentas en Bolivia y Colombia, llevó a las autoridades a pronunciarse al respecto.

A través de un comunicado oficial la cancillería expresó el pasado jueves su indignación y preocupación por la deportación de venezolanos residentes en Colombia, a quienes el gobierno de Iván Duque pretende responsabilizar de las manifestaciones sociales reportadas en ese país.

El texto rechaza además la ‘conducta irregular y subrepticia’ de las autoridades del país vecino, quienes mediante deportaciones realizadas sin acusación formal ni fórmula de juicio, incurrieron en tratos inhumanos a esos ciudadanos, en clara violación a sus derechos fundamentales.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores Jorge Arreaza anunció la víspera que Venezuela denunciará ante las instancias de Derechos Humanos de Naciones Unidas los casos de de los compatriotas en Bolivia y los de criminalización de la comunidad venezolana en Colombia.

Analistas aseguran que esas acciones no son más que un intento de convertir a este país en el chivo expiatorio a quien culpar por las protestas populares que sacuden actualmente a esas naciones.

Para el presidente, Nicolás Maduro, estas y otras maniobras son estrategias para desvirtuar la atención de los problemas internos por los que ellos atraviesan y mover el foco de atención hacia asuntos menos importantes.

Uno de los movimientos entre fronteras que más se menciona actualmente es justamente el caso colombo-venezolano, el cual ha sido altamente politizado y usado, en los últimos años, como pretexto para desencadenar conflictos entre ambos países, aseguró a Prensa Latina el investigador venezolano Aldemaro Barrios.

Según este estudioso del tema, los movimientos en esta región por años no fueron considerados, ni contabilizados por demógrafos y estadistas debido a la cotidianidad de los mismos.

Algunos autores señalan que las cifras de colombianos en Venezuela están cerca de los 5 millones y que fueron desplazados producto de la guerra, otros voceros dicen que llegan a los 3 millones, lo que demuestra, según refiere Barrios, que esos movimientos se realizan de uno a otro lado desde tiempos inmemorables.

‘Lo cierto es que no hay un venezolano que no tenga vínculos o relaciones familiares dígase de consanguinidad o amistad con familias colombianas cuyos hijos crecieron en Venezuela y que visto el nuevo mapa de paz en Colombia también decidieron regresar y con toda intencionalidad son incluidos en las estadísticas de los venezolanos que emigran’, refiere.

Los acuerdos de paz y el asedio económico que sufrió esta nación en los últimos cinco años son solo dos causales que generaron una nueva ola de migrantes, identificados en el informe del Banco Mundial como los ‘retornados’, adjudicándole intencionalmente a la crisis económica venezolana como la única razón de esa dinámica migratoria, puntualizó el investigador.

Por su parte la Fundación Paz Colombia en uno de sus informes asegura que la migración de venezolanos no ha tenido un efecto sobre el crimen allí.