Alemania en contra de criminalizar a rescatistas de migrantes

0
110

El Gobierno alemán rechazó hoy »criminalizar» a las organizaciones no gubernamentales que rescatan a inmigrantes en el mar Mediterráneo.

La portavoz adjunta del Ejecutivo, Martina Fietz, abogó además por aclarar ‘lo antes posible’ las acusaciones de las autoridades italianas en relación a la capitana del barco Sea-Watch 3, Carola Rackete.

La embarcación de rescate atracó en el puerto de la isla italiana de Lampedusa sin tener permiso oficial, después de estar más de dos semanas en mar abierto con 40 inmigrantes a bordo.

El navío fue confiscado y su capitana arrestada, acusada de varios delitos, entre los que destacan la ayuda e instigación a la inmigración ilegal.

‘Si hay acusaciones concretas por parte de las autoridades italianas, deben ser aclaradas lo antes posible y de acuerdo con el Estado de derecho’, indicó la portavoz del Ejecutivo alemán en una rueda de prensa.

Fietz recalcó que el compromiso humanitario de salvar vidas humanas en el mar merece respeto aunque también debe ser conforme al derecho aplicable.

En cuanto a los 40 refugiados que el barco llevó hasta la isla de Lampedusa, Fietz señaló que Berlín está dispuesto a aceptar a ‘un cierto número’ y espera lo mismo de sus otros socios de la Unión Europea.

Por su parte, Ekkehart Rackete, el padre de la capitana alemana del barco Sea-Watch 3, manifestó su confianza en que el Ejecutivo alemán intervendrá en la crisis, ‘creo que la presión internacional al Gobierno italiano marcará la diferencia’, dijo.

Carola Rackete se encuentra actualmente bajo arresto domiciliario.

En las últimas semanas la ONG alemana exigió a los líderes europeos que hicieran desembarcar a los migrantes que se encontraban en el Sea-Watch 3 y que esperan un puerto desde que fueron rescatados frente a las costas de Libia.

‘Sea-Watch pide a los líderes europeos que hagan que el desembarque se produzca de inmediato. La solución está ahí, más de 60 ciudades han declarado su voluntad de acoger personas’, señaló un comunicado de esa organización no gubernamental.

Desde que Carola Rackete fue detenida en Lampedusa, comenzaron las campañas en Internet para recaudar fondos que permitan sufragar el costo de su defensa legal.

El Gobierno italiano prevé multas de hasta 50 mil euros por atracar sin permiso en sus puertos.