Separatistas del Biafra paralizan numerosas ciudades del sureste de Nigeria

0
827

Separatistas del sureste de Nigeria paralizaron estos días numerosas ciudades en esta parte del país para conmemorar los 50 años de la declaración de la República del Biafra, con la que los independentistas de la región intentaron sin éxito la secesión.

El paro masivo estaba convocado por el Movimiento para la Consecución del Estado Soberano del Biafra y por el Pueblo Indígena del Biafra, los dos principales grupos separatistas.

Con su llamamiento a los habitantes de la región a permanecer en sus casas, los secesionistas celebraron el quincuagésimo aniversario de la rebelión iniciada el 30 de mayo de 1967 y honraron la memoria de los caídos en los tres años de guerra civil que siguieron al alzamiento.

El seguimiento del paro ha sido desigual en las distintas ciudades de la región, según relataron a EFE habitantes y miembros de las fuerzas de seguridad del sureste de Nigeria.

“La gente sigue ocupándose de sus asuntos libremente en Umuahia, pero algunas escuelas no están abiertas”, dijo un responsable de las fuerzas del orden que pidió el anonimato.

Umuahia es la capital del estado de Abia, uno de los territorios que abarcaba la fallida República del Biafra.

“En la ciudad comercial de Aba mucha gente está participando en el paro”, añadió el responsable de seguridad.

Otro de los estados afectados es el del Delta, en cuya capital, Asaba, los comercios permanecen abiertos y han cerrado como medida de precaución las escuelas, explicó un vecino de la ciudad.

Una situación parecida se vive en la cercana Onitsha, en el estado de Anambra, que tiene uno de los mayores mercados del país.

El paro ha sido seguido en Enugu, la capital del sureste del país hace 50 años, y en Owerri, capital del estado de Imo, según contaron por teléfono varios residentes a EFE.

Ante el temor de posibles incidentes violentos, las autoridades han desplegado efectivos de seguridad en lugares estratégicos.

Grupos de derechos humanos han acusado en los últimos años a las autoridades nigerianas de utilizar una fuerza excesiva como respuesta a las protestas separatistas.

En noviembre pasado, Amnistía Internacional (AI) exigió al Gobierno de Nigeria que investigase la supuesta ejecución extrajudicial de al menos 150 activistas pro-Biafra, una acusación que fue negada por las fuerzas de seguridad.

Antes del paro de hoy, AI pidió al Ejército nigeriano que evite masacres de este tipo en el sureste del país.

El apoyo a la causa del Biafra ha aumentado en los últimos años entre los jóvenes de esta parte de Nigeria, que se quejan de la falta de empleos y de oportunidades y acusan a los sucesivos Gobiernos federales de discriminar a la región en capítulos como las infraestructuras por el intento fallido de secesión.

El sureste de Nigeria vivió entre 1967 y 1970 una guerra de secesión que fue finalmente sofocada por el Ejército nigeriano.

El conflicto estalló después de una masacre de ciudadanos de etnia igbo -originaria del sureste del país- en varias partes de Nigeria, especialmente en el norte.

Al menos un millón de personas murieron durante la guerra, la mayoría debido al hambre.