Unión Africana pide apoyo para su misión en República Centroafricana

0
398

Tete AntonioLa Unión Africana (UA) solicitó hoy aquí apoyo financiero y logístico para fortalecer su Misión de Asistencia a la República Centroafricana (Misca), con el objetivo de garantizar un mayor aporte a la estabilidad de ese país.

En una sesión del Consejo de Seguridad destinada a analizar la crisis centroafricana, el observador permanente de la UA ante la ONU, Tete Antonio, explicó que la fuerza creada el pasado 5 de diciembre carece de infraestructura y de recursos para lidiar con la violencia intercomunitaria en la convulsa nación.

La Misca opera bajo condiciones difíciles, que hacen la tarea aún más compleja, a partir de la insuficiente disponibilidad de medios aéreos y terrestres para su movilidad, así como de comunicación, dijo.

Hace un mes, el Consejo aprobó el establecimiento de la Misión y la intervención francesa para respaldarla, en respuesta «a la total ruptura del orden y la ley» en la República Centroafricana.

Ese país sufre un conflicto interno desde diciembre de 2012, que tuvo en marzo último el agravante de un golpe de Estado de los rebeldes Séléka, quienes derrocaron al presidente François Bozizé, y a principios del mes pasado una escalada en los choques intercomunitarios, entre grupos musulmanes y cristianos.

Según Antonio, la situación en el terreno está marcada por «crímenes repudiables, como linchamientos, ejecuciones sumarias, pillaje y destrucción de bienes», un escenario que ha provocado el desplazamiento de casi un millón de personas, la quinta parte de la población.

Necesitamos el apoyo de la comunidad internacional, desde la visión de que la Misca puede crear las condiciones mínimas necesarias para el posterior despliegue de una misión de la ONU, señaló ante el Consejo de Seguridad.

A propósito de la crisis centroafricana, la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) advirtió hoy que la inseguridad en el terreno afecta la asistencia a las víctimas del conflicto.

Unas dos millones 200 mil personas -alrededor de la mitad de los centroafricanos- necesitan ayuda humanitaria, pero la violencia lastra cualquier esfuerzo, precisó.

De acuerdo con la OCHA, aumentan las connotaciones religiosas de los enfrentamientos, a partir de «los sangrientos ataques y represalias lanzados por milicias musulmanas y cristianas».

Tal solo desde el 24 de diciembre hemos visto un incremento del 40 por ciento en los desplazados en la capital Bangui, con unos 100 mil seres humanos buscando refugio en el aeropuerto internacional, lamentó la agencia especializada.