Tratado Libre Comercio de África, esperanzas de avances continental

0
115

El Tratado de Libre Comercio de África (AfCTA) promueve esperanzas de crecimiento, bienestar y avance industrial en este continente, en vísperas de su entrada en vigor mañana en una ceremonia prevista en Ciudad del Cabo, Sudáfrica.

Analistas en este país de África Austral comentan que este mercado para de mil 200 millones de personas lo convierte en la mayor área de comercio libre del mundo, aunque alertan que falta aún un camino por recorrer para su entrada en operación y la adopción de acuerdos que respalden su finalización.

A juicio del investigador Faizel Ismail, director de la Escuela de Gobernanza Nelson Mandela, la Unión Africana (UA) alertó que los instrumentos aún por concretar abarcan reglas, programas de concesiones tarifarias de los productos, el monitoreo del intercambio en línea y la eliminación de mecanismos, pagos digitales y otras plataformas.

El también profesor de la Universidad del Cabo subrayó que numerosos estudios de investigadores económicos pronostican que ese organismo regional tiene el potencial de aumentar crecimiento y bienestar, así como estimular el desarrollo industrial en un mercado de tamaño asombroso.

A esto se añade la creación de puestos de trabajo para una gran masa juvenil africana actualmente desocupada.

Si se implementa con éxito, consideró el especialista, ese acuerdo creará un mercado africano único de más de mil millones de consumidores con un PIB total de más de tres mil millones de millones de dólares.

Esto convertiría a África en la mayor zona de libre comercio del mundo, insistió.

Expertos económicos expresaron que entre los mayores beneficiados del AfCTA estarán las economías más avanzadas del continente, como las de Sudáfrica, Nigeria, Kenia y Egipto, pero alertan que las de los países más vulnerables podrían experimentar los impactos de una liberalización prematura y pérdidas fiscales.

Otros especialistas de Naciones Unidas han señalado que los pasos dados por áreas de libre comercio como la de Europa no son apropiados para países en desarrollo, en particular en el contexto africano, y recomiendan un acercamiento de integración que denominan ‘desarrollo regional’.

Ese desarrollo, aducen, incluye como elementos básicos el comercio libre, la transformación estructural, la inversiones en infraestructura más allá de las fronteras nacionales y la gobernanza democrática.

Esos criterios están avalados por la gran variedad de niveles de desarrollo de las 55 naciones africanas, entre las que figuran 34 Estados menos desarrollados del mundo y 16 sin salida al mar.

Con anuencia hasta el momento de 24 de los 55 Estados miembros de la UA, este tratado entrará mañana en vigor, pero durante una cumbre extraordinaria del organismo regional prevista en julio venidero se oficializará la fase operacional del área de líder comercio.

Para entonces los observadores creen que estará con más claridad la disposición o no de Nigeria, el país más rico del continente, cuyos dirigentes no se han negado pero han pedido tiempo para realizar consultas internas antes de adherirse al AfCFTA.