Sudán y la FAO por prevenir la pesca ilegal

0
114
La FAO y Sudán adoptaron una estrategia nacional para impulsar el sector pesquero y prevenir la pesca ilegal, una de las mayores amenazas que deben afrontar los ecosistemas marinos.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y Sudán desarrollaron un plan de acción para cumplir con el Acuerdo de Medidas del Estado Portuario del organismo internacional, que entre otras prioridades comprende rigurosas inspecciones a los buques como herramienta principal para combatir la pesca ilegal.

Establecer acuerdos y reglamentos, es un paso imprescindible para mejorar la industria pesquera de Sudán, estimó el representante de la FAO en ese país, Babagana Ahmadu, y agregó que contribuirá positivamente a la economía nacional e internacional.

En opinión del ministro de Estado de Recursos Animales, Mubarak Salim, en la estrategia se esbozan las medidas necesarias para adoptar y aplicar efectivamente la disposición del Acuerdo sobre la gestión de los flujos de efectivo, incluidos los cambios normativos, jurídicos e institucionales, así como el fomento de la capacidad y el apoyo externo.

Salim agregó que beneficiará a los pescadores y comunidades costeras legítimos cuya seguridad alimentaria y sus medios de subsistencia dependen de la sostenibilidad de los peces locales.

En Sudán se estima que se producen unas 25 mil toneladas de pescado, valoradas en 510 millones de dólares y la industria emplea a más de 220 mil personas, entre las cuales las mujeres constituyen al menos la mitad.

Este país africano padece una severa inseguridad alimentaria, debido a multiples causas, entre ellas, los conflictos internos y las extensas sequías.

Según estimaciones de la FAO, la pesca ilegal en los océanos del mundo abarca entre 11 millones y 26 millones de toneladas de pescado anuales, a un precio de unos dos mil 300 millones de dólares.

El Acuerdo de la FAO pretende impedir que los buques dedicados a la pesca prohibida utilicen los puertos y desembarquen sus capturas en ellos, así como reducir el incentivo para operar con los productos derivados de ese tipo de pesca, hasta llegar a los mercados nacionales e internacionales.