Sudáfrica pide en la ONU un cambio de estructura económica global

0
158

La canciller sudafricana, Naledi Pandor, expresó aquí que será imposible enfrentar las amenazas de la pobreza a menos sea transformada la actual estructura de la economía mundial, que mantiene hoy la división entre el Norte y el Sur.

Al hablar anoche en la sesión vespertina del segmento de alto nivel del 74 período de sesiones de la Asamblea General de la ONU, la ministra de Relaciones Internacionales y Cooperación expresó que el beneficio de la globalización, disfrutado por unos pocos, no llega a la mayoría de los pueblos.

Sudáfrica favorece unas Naciones Unidas sobre la base del sistema multilateral, pero el organismo permanece atrapado por el anacronismo y la antidemocracia y a 74 años de su fundación las decisiones fundamentales de paz y seguridad están dictadas solo por cinco países, expresó la ministra.

Veinte años de discusiones para reformar el Consejo de Seguridad, agregó, no han tenido como resultado un organismo más representativo e inclusivo.

Otro aspecto abordado por Pandor en su intervención tuvo que ver con la intolerancia y los recientes brotes de violencia y saqueo en partes de Sudáfrica, que dijo su gobierno lamenta y se avergüenza de lo sucedido.

El gobierno de Sudáfrica condena fuertemente esas acciones trágicas y trabaja en la actualidad para enfrentar los fallos de seguridad e intolerancia que condujeron a esa violencia, señaló la Canciller, quien encabeza la delegación de su país a estas sesiones.

Queremos reiterar que Sudáfrica no condona ninguna forma de racismo, discriminación, xenofobia e intolerancias de otro tipo, subrayó la diplomática, quien recordó que su nación ha acogido a millones de migrantes y refugiados de toda África y que la mayoría de su pueblo recibe calurosamente a sus hermanos del continente.

Afirmó que la labor de su gobierno se centra también en esfuerzos para disminuir la migración ilegal, crear estrategias de desarrollo y usar las crecientes oportunidades económicas para los pueblos africanos, mientras impulsa la construcción de puentes para

permitir a todos los que viven en su país construir lazos de amistad y panafricanismo.

Pandor expresó satisfacción porque este período de sesiones coincide con los 25 años de la llegada de la democracia a Sudáfrica, que desde entonces ha dedicado esfuerzos para contribuir a la paz y el desarrollo, lo cual mantendrá, y agradeció la contribución de los pueblos africanos en la lucha contra el apartheid.

Destacó la importancia de la reciente adopción del Acuerdo Continental de Libre Comercio de África y dijo que ese tratado desatará el potencial económico de estas naciones y consolidará su posición como una nueva frontera de crecimiento y desarrollo.

La ministra alertó que los objetivos de desarrollo de África no podrán ser alcanzados hasta tanto se enfrente el tema del flujo financiero ilícito, que consideró un serio desafío a la trayectoria de estabilidad económica y debilita los esfuerzos de movilización de los recursos nacionales.

En la conclusión su discurso ante la Asamblea General, la ministra denunció la ocupación ilegal de Palestina por 70 años, empeorada por la construcción ilegal de asentamientos, lo cual dijo representa gran inseguridad para los pueblos palestino e israelita, y exhortó a hallar una solución negociada a ese conflicto.

Pandor también abordó el tema del Sahara Occidental y reiteró ‘la categórica solidaridad de Sudáfrica con los pueblos de Cuba y Zimbabwe, mientras condena las mantenidas sanciones unilaterales contra esos países’.