Sudáfrica en busca del salario mínimo nacional

0
1233
urlSudáfrica espera fijar en tres mil 500 rand (unos 256 dólares estadounidenses) el salario mínimo nacional mensual, lo cual se considera hoy aquí como un paso de avance en el plano de las relaciones laborales.

El vicepresidente Cyril Ramaphosa dio conocer en conferencia de prensa los resultados del informe del Panel de Asesores designado para supervisar al Consejo Nacional de Desarrollo Económico y Trabajo (Nedlac) sobre este asunto.

Previamente, la reunión de la Nedlac contó con la participación de líderes laborales, de negocio, del gobierno y comunidades, así como con los miembros del Panel Asesor presidido por el profesor Imraan Valodia.

Es ‘bastante sorprendente’ que alrededor del 47 por ciento de los sudafricanos que tienen empleo ganan un salario por debajo de los tres mil 500 rand, o sea, 20 rand por hora (casi 1,50 dólares) expresó Valodia al indicar que esto permitirá también abordar cuestiones de la desigualdad.

Luego de publicada la propuesta será discutida a lo largo y ancho de la nación, anticipó Ramaphosa.

‘Esperemos que podamos finalizar el acuerdo. Estas son solo propuestas’, añadió, pero se trata de ‘un progreso real y significativo’, pues ‘ya no son solo palabras, ahora hay algo concreto sobre la mesa’.

El Congreso Nacional Africano (ANC) dio la bienvenida a la noticia.

Creemos que esto es parte de un largo camino para hacer efectivo el compromiso del ANC de introducir un salario mínimo nacional, subrayó en un comunicado difundido esta tarde.

La organización enfatizó que el informe del panel proporciona un camino claro hacia la conclusión de un pacto social entre los interlocutores bajo la dirección del Nedlac.

Hasta el momento no había un concepto del salario mínimo nacional, solo en ocupaciones identificadas por el gobierno como las más vulnerables, como por ejemplo el servicio doméstico.

Referencias de prensa arrojan que los hogares pobres de Sudáfrica representan más de la mitad de la población del país; mientras, los blancos siguen ganando seis veces más que los negros en la época post apartheid y tras 22 años del inicio de la democracia.