Sin visos de solución huelga del sector postal en Sudáfrica

0
420

Post officeEl Banco de la Reserva de Sudáfrica evalúa entregar una licencia especial al Post Bank para que inicie operaciones comerciales de correos, debido a una huelga en este sector que cumple hoy nueve semanas.

La Asociación Nacional de Marketing Directo informó que millones de cartas y otros documentos notariales han quedado sin distribución desde agosto último afectando a gran número de empresas crediticias, compañías de seguros y entidades mercantiles minoristas.

Incluso la Universidad Unisa de Pretoria amplió las fechas para que miles de estudiantes completen sus exámenes como consecuencia de que no ha accedido a cientos de textos pedagógicos que debió recibir vía postal.

La Oficina de Correos de Sudáfrica (OCSA) ha sido perturbada por cinco grandes huelgas desde el año 2011 y para el actual conflicto laboral no parece haber un final cercano a la vista.

En un intento de resolver la crisis, la junta directiva de la organización pública destituyó a su principal ejecutivo Chris Hlekane la semana pasada, y colocó al director de operaciones, Mlu Mathonsi, a cargo de la antigua institución.

Millares de trabajadores de la entidad estatal iniciaron la acción sindical hace dos meses en demanda de aumentos salariales y puestos permanentes para alrededor de siete mil obreros eventuales.

El impacto de la protesta ha sido mayor en la provincia capital Gauteng, donde tres docenas de sucursales de OCSA en las localidades de Braamfontein, Sebokeng, Germiston y Honeydew exhiben cientos de cartas, documentos y paquetes acumulados sin despachar.

Una de las causas que provocó la huelga fue un artículo del diario The Star acerca de que la oficina de correos había utilizado los fondos de pensiones de los empleados para pagar un sobregiro de casi 20 millones de dólares.

El Sindicato de Trabajadores de las Comunicaciones formuló un llamamiento al gobierno nacional para intervenir en el litigio entre la masa laboral y la dirección corporativa.

Este foro es el mayor sindicato en el sector de los correos y está exigiendo un aumento en las pensiones de un 15 por ciento, cambios en las bandas salariales, y puestos permanentes para miles de obreros eventuales.

Según el gremio laboral, la administración del presidente Jacob Zuma debe certificar el despido de toda la alta dirección y la junta ejecutiva de la empresa para hallar una solución a la protesta.