Seguirá en ascenso el desempleo mundial, según OIT

0
297

oitLa Organización Internacional del Trabajo (OIT), aseguró que el desempleo en el mundo seguirá en alza en los venideros años, y precisó que habrá 212 millones de desocupados en 2019, frente a 201 millones actualmente.

Según un informe de ese organismo, titulado Perspectivas sociales y del empleo en el mundo, tendencias en 2015, ese fenómeno continuará la orientación ascendente a causa de que la economía global entró en un nuevo ciclo de crecimiento más lento.

La OIT advirtió que el incremento de la desocupación laboral contribuirá a que haya mayores desigualdades y conflictos sociales.

Al dar a conocer el documento, el director general del organismo, Guy Ryder, indicó que más de 61 millones de empleos se perdieron desde el comienzo de la crisis económica internacional en 2008.

Nuestra previsión muestra que la desocupación seguirá aumentando hasta finales de la década. Esto significa que la crisis del empleo dista mucho de haber terminado, de manera que no hay margen para la complacencia, agregó.

Según la OIT, la situación del mercado laboral ha mejorado en Estados Unidos y Japón, pero es problemática en otras economías avanzadas, particularmente en Europa.

El organismo advirtió que en África subsahariana la ocupación no ha progresado mucho, pese avances en el crecimiento del Producto Interno Bruto. Añadió que esa región y Asia meridional concentran tres cuartas partes del empleo vulnerable.

Sin embargo, Asia oriental es una de las áreas con mayores probabilidades de reducir esa clase de ocupación, la cual podría pasar de 50,2 por ciento en 2007 a 38,9 por ciento en 2019.

En cuanto a la desocupación entre los jóvenes, precisó que los comprendidos de 15 a 24 años son los más afectados por la crisis, con una tasa mundial de desempleo de casi un 13 por ciento en 2014, y la posibilidad de un aumento adicional en venideros años.

Ryder significó como aspecto positivo que el número de trabajadores en puestos vulnerables y de empleados pobres se redujo en el planeta.

No obstante, consideró inaceptable que casi la mitad de los trabajadores del mundo no tenga acceso a los productos y servicios de primera necesidad y al empleo decente.