Piden sindicatos sudafricanos frenar privatización empresas estatales

0
557
El Congreso de los Sindicatos de Sudáfrica (Cosatu) reiteró que la transformación de la economía de este país no puede dejarse de la mano de las fuerzas del mercado.

Una declaración divulgada al finalizar una reunión de tres días del Comité Central Ejecutivo (CCE) de esta unión obrera reitera la oposición de Cosatu a los intentos de privatizas las Empresas Estatales y señala que ‘necesitamos más de ellas en sectores estratégicos como minería, construcción, productos farmacéuticos y las finanzas’.

El documento subraya que tampoco pueden depender de las reglas de mercado la creación de empleos decorosos y el establecimiento de servicios básicos a la mayoría de la población

Continuaremos presentando al Ministerio de Finanzas algunas de estas propuestas porque pensamos que la recapitalización de las empresas estatales no puede desligarse de la mejoría de sus administraciones y de los sistemas gubernamentales en esas entidades, agrega el pronunciamiento.

Critica la arrogancia de grandes empresas que no implementan las tasas de salario mínimo vigentes en el país e intentan deliberadamente demorar su puesta en marcha.

Según se anunció, el CCE analizó y solucionó una serie de temas de organización, políticos, internacionales y socio-económicos que afectan a la clase obrera del país y alrededor del mundo, en un momento que califica de ‘período agitado’ para la Alianza tripartita de gobierno.

Recientemente, recuerda, tuvo lugar la sexta reunión del Comité Central de Cosatu, la V Conferencia Política del Congreso Nacional Africano (ANC) y el 14 Congreso del Partido Comunista de Sudáfrica.

Además, indica que actualmente se atraviesa una profundización de la crisis del capitalismo marcada por la continuada dificultad económica que ha degradado a la economía sudafricana al estatus de ‘trasto técnico’.

‘La tasa de desempleo, la pobreza y la inequidad han llegado a niveles históricos, con una tasa de paro del 38 por ciento’, subraya. Este índice coloca a Sudáfrica en el primer lugar en una relación de 60 países emergentes y desarrollados.

Añade que esas cifras no sorprenden considerando que 17 millones de sudafricanos dependen de ayuda social, 50 por ciento de la población gana menos de unos 300 dólares al mes y gastan más del 25 por ciento en medios de transporte.

Cosatu anunció que conoció del ministro de Finanzas, Malusi Gigaba, aspectos sobre el estado de la economía sudafricana, incluyendo el recientemente divulgado Plan de Acción para el Crecimiento.

En su valoración socio-económica, Cosatu expresa preocupación por la adherencia del gobierno al paradigma neoliberal, en un contexto en que la mitad de la población es pobre y experimenta inseguridad alimentaria y hambre.

Al respecto dice que el reciente reporte sobre las Estadísticas en Sudáfrica confirma la valoración de que el estatus del país se deteriora, pese al hecho de que algunas personas se enriquecen debido a políticas económicas que favorecen a los ricos.

La central obrera anunció una huelga general para el 27 de septiembre en protesta por la corrupción, la participación del sector privado en la economía y la alta tasa de desempleo.

El secretario general de Cosatu, Bheki Ntshalintshali, dijo que este paro es legal y afectará todos los sectores de la economía.