Organismo de ONU proyecta reajuste económico de África tras Covid-19

0
237

La Comisión Económica de Naciones Unidas para África (Uneca) mira hacia el día después de la Covid-19 y proyecta la reorientación de las economías del continente, que hasta hoy acumula casi dos mil 360 muertes por la enfermedad.

Cualquier cálculo de daños ahora parece apresurado, pero la Uneca (siglas en inglés), preocupada como está por lo que podría sobrevenir, elige precaver y preparar respuestas para el peor escenario posible

África registra unos 68 mil contagiados, con 23 mil 989 recuperados. Egipto, Argelia, Marruecos y Sudáfrica son las más afectadas, aunque en otras naciones la propagación del virus crece con rapidez.

Según un informe de la Comisión divulgado aquí, una de las razones de esos registros es la imposición de bloqueos, que ayudan a frenar la trasmisión del nuevo coronavirus, pero también provocan consecuencias económicas devastadoras.

Esa medida la aplicaron al menos 42 países africanos y produjo caída en la demanda de productos y servicios, falta de flujo de efectivo, más reducción de nuevas transacciones, entre otras consecuencias, asegura el texto.

Muchos estados carecen de recursos para superar esos desafíos, reconoce el organismo, y propone combinar estrategias con el propósito evitar impactos sociales desoladores en el intento de encaminar las economías de cada estado.

Las propuestas, indica, integran un grupo de acciones con ese objetivo y apuntan a la sostenibilidad de una actividad económica reducida tras el descenso de las importaciones y la disminución de ingresos durante el primer trimestre del año.

Varias de ellas, señala, fueron ensayadas en otras partes del mundo y todas describen los riesgos para las naciones africanas.

Armonizar el aumento de la cantidad de pruebas y el rigor en el rastreo de los contactos con el decreto de la reapertura segmentada gradual, es una de las principales sugerencias. No obstante, subraya el informe, las decisiones deben fundamentarlas evaluaciones científicas precisas de las contingencias epidemiológicas y los beneficios sociales y económicos que podría suscitar.

De acuerdo con estimados oficiales, la economía africana perdería cada mes el 2.5 por ciento de su PIB si se declara un bloqueo total y podría contraerse hasta un tres por ciento este año, debido a la pandemia.

Ello, advierte, es menos perjudicial que establecer medidas inconsistentes en países con limitados sistemas de salud, donde un error podría originar muchas muertes.

La velocidad de la recuperación de la pandemia en África, subraya, dependerá de cuántas vidas humanas puedan salvarse, porque sin ellas no habrá economía.

Sin el concurso de otras organizaciones internacionales, un grupo de naciones no volverán a sus dinámicas de crecimiento en los últimos tres o cuatro años y otras no se salvarán de crisis superiores a las que sufren en la actualidad.

Por eso la Uneca apura sus gestiones, porque el impacto en el turismo o el descenso de la demanda de petróleo serán problemas minúsculos si los niveles porcentuales de contagio en África rozan los de países como España, Estados Unidos e Italia.