Nuevas complicaciones en huelga metalúrgica sudafricana

0
379

CosatuLa huelga en el sector metalúrgico sudafricano, que cumple hoy 20 días, pasó a otra etapa de complicaciones luego que los dos mayores grupos empleadores de la industria entraron en conflicto de intereses.

Unos 220 mil afiliados al sindicato Unión Nacional de Trabajadores Metalúrgicos de Sudáfrica (Numsa) iniciaron el paro laboral el 1 de julio en demanda de mejoras salariales, subsidios para viviendas y subvenciones monetarias para trabajadores jóvenes.

Hace una semana y como parte de las negociaciones, la Federación de Industrias del Acero e Ingenierías (Seifsa) propuso al gremio siderúrgico un aumento de sueldos mensuales en el orden de un 10 por ciento, escalonado a lo largo de tres años.

Sin embargo, otra entidad patronal, la Asociación Nacional de Empleados de Sudáfrica (Neasa) presentó una oferta de ocho por ciento, y amenazó con llevar a tribunales a Seifsa por ofrecer dividendos salariales exagerados y en detrimento de las pequeñas empresas, según indicó.

De modo que las pláticas en busca de una solución para el litigio laboral se estancaron hasta que las empresas afectadas determinen una fórmula de compromiso conjunta a plantear en la mesa de diálogo y frente al sindicato con sede en Johannesburgo.

El subdirector general del Ministerio del Trabajo, Thembinkosi Mkalipi, exhortó a las ahora tres partes en conflicto a facilitar las conversaciones e identificar áreas de beneficios recíprocos por el bien de la economía nacional.

No obstante, Neasa esgrimió unas cláusulas del contrato colectivo que impiden negociaciones bilaterales exclusivas entre Seifsa y Numsa y avisó que si persiste la oferta del 10 por ciento no firmará ningún tratado conclusivo.

La Unión de Trabajadores Metalúrgicos suavizó hace seis días sus exigencias salariales en pos, según dijo, de buscar una solución a la huelga masiva en vigor desde hace tres semanas.

Cuando inició el paro, el sindicato requería 15 por ciento de incrementos monetarios, días después cambió la petición hasta 12 por ciento, posteriormente la dejó en 10 por ciento en un año, y ahora informó que puede ser 10 por ciento escalonado en dos años.

La verdad es que hemos sido muy flexibles, la protesta está haciendo daño a la economía y nuestra organización tampoco desea paralizar al país, afirmó el secretario general de Numsa, Irvin Jim.

Esta protesta comenzó pocos días después de resuelta una huelga minera de cinco meses en el sector del platino que indujo una caída del producto interno bruto en 0,6 por ciento en la tasa intertrimestral anualizada a precios de mercado.

Desde mediados de 2013, el gremio Numsa ha sido abiertamente crítico contra el Presidente de la República, Jacob Zuma, y en diciembre último anunció su separación de la federación progubernamental Congreso de los Sindicatos (Cosatu).