Nueva etapa en litigios internos de mayor sindicato sudafricano

0
535

CosatuEl litigio dentro de la mayor federación gremial en este país, el Congreso de Sindicatos de Sudáfrica (Cosatu), llegó hoy al nivel del Tribunal Superior del Sur de Gauteng, donde fue presentada una acción legal prohibitiva.

La Unión Nacional de Trabajadores Metalúrgicos (Numsa), el afiliado más grande de Cosatu con 338 mil miembros, activó un interdicto urgente ante esa corte para detener una reunión crucial en la que se prevé su expulsión de la federación.

Todas las controversias en el seno de Cosatu son temas con impacto en la política nacional porque desde 1994 este grupo integra la Alianza Tripartida gubernamental junto al Congreso Nacional Africano (ANC) y el Partido Comunista de Sudáfrica.

Desde mediados de octubre, Cosatu ha organizado una serie de asambleas extraordinarias y juntas para deliberaciones acerca de una posible expulsión de Numsa, un foro abiertamente crítico contra la administración del presidente Jacob Zuma.

Numsa amenazó hace cuatro meses con la escisión e incluso la formación de un nuevo partido político como respaldo al secretario general Zwelinzima Vavi, acusado y luego absuelto el año pasado por corrupción y conducta indecorosa.

Otro gran sindicato dentro de Cosatu, la Unión de Trabajadores de la Salud, Educación y Sectores Afines (Nehawu) emitió este lunes una declaración nacional pidiendo también la separación de Numsa «para bien de la supervivencia a largo plazo de la federación».

El caso Vavi ha dividido a Cosatu en dos facciones, aquellos gremios leales al directivo sindical y las organizaciones que piden la ratificación de la suspensión contra el controvertido líder laboral.

En mayo el vicepresidente del ANC, Cyril Ramaphosa, pidió a la federación sindical al menos un mes de tregua en las disputas internas sobre la restitución del Secretario General y la expulsión de un gremio laboral.

Cosatu accedió a continuar el análisis de sus litigios administrativos después de las elecciones generales en pos de no afectar la alianza que mantiene desde hace dos décadas con el partido gobernante.