Nestlé acusado de promover la esclavitud infantil en Costa de Marfil

0
619

Nestlé LogoEl Tribunal Supremo de Estados Unidos ha rechazado este lunes una propuesta conjunta de Nestlé y otras dos compañías internacionales para desestimar una demanda que acusa a estas empresas de extender la esclavitud infantil en Costa de Marfil bajo su connivencia.

El Supremo norteamericano ha mantenido el fallo que emitió el tribunal de apelaciones de San Francisco en diciembre de 2014, cuando rechazó retirar la demanda interpuesta por antiguas víctimas de la esclavitud infantil contra Archer Daniels Midland, Cargill y la multinacional agroalimentaria más importante del mundo, Nestlé.

Los demandantes, naturales de Malí, sostienen que las compañías internacionales instigaron y secundaron violaciones de Derechos Humanos al comprar el cacao producido en Costa de Marfil. Según estos, a pesar de que las multinacionales conocían el problema de la esclavitud infantil, ofrecieron asistencia técnica y financiera a los granjeros locales para garantizar el bajo precio del ingrediente.

Para esquivar estas demandas, las compañías norteamericanas afectadas por situaciones similares recurren a una sentencia emitida por el Tribunal Supremo en el año 2013, que dificulta a los querellantes demandar a empresas estadounidenses por casos de abuso perpetrados fuera de las fronteras del país.

En el caso Kiobel contra Royal Dutch Petroleum, el tribunal desestimó de forma unánime una querella presentada por doce nigerianos que acusaban a la empresa británica y alemana de promover la tortura y el asesinato en el país africano.

La corte señaló que la ley bajo la que los nigerianos amparaban su demanda –el Estatuto de Agravios contra Extranjeros de 1789– únicamente podía aplicarse sobre violaciones de la ley internacional que se desarrollaran en territorio estadounidense.

No obstante, en el caso Nestlé el tribunal de apelación ha señalado que los querellantes podrían renovar su demanda para ver si cumple con los requisitos exigidos por el fallo del Supremo. Varios grupos empresariales, entre los que se incluye la Cámara de Comercio estadounidense, urgen al tribunal a que escuche el caso.