ICEX: España tiene soluciones para África en agua, transporte y energía

0
102

Instituto de Comercio Exterior de EspañaLas empresas españolas pueden ofrecer las soluciones que África necesita para su despegue económico en materia de agua, transporte y energía, asegura a Efe el director general del Instituto de Comercio Exterior de España (ICEX), Isaac Martín.

“África es un continente con enormes necesidades en agua, transporte y energía, y España es un país donde hay soluciones extraordinariamente buenas, modernas y adecuadas en esos tres campos”, subraya Martín en una entrevista con Efe en Nairobi.

El crecimiento económico del continente africano, lento pero constante en los últimos años, lleva a pensar que es un mercado “prometedor”, el tipo de aventura que el ICEX anima a emprender a las empresas españolas que quieren -y deben, según Martín- salir al exterior.

Seis de las diez economías que más han crecido del año 2000 a 2010 son africanas, y serán siete entre 2010 y 2015.

Además de las buenas perspectivas, África cumple ya con dos de los requisitos de todo mercado emergente: “Una administración que sabe trabajar y lo que quiere y una implicación sólida de las instituciones financieras internacionales”.

Un grupo de 25 empresas españolas pudo tomar contacto por primera vez con las autoridades de Kenia a principios de diciembre, en el primer foro de este tipo que el ICEX organiza en el país, considerado “la puerta” al Este de África y a buena parte de un continente todavía por construir.

Junto a megaproyectos como el corredor ferroviario LAPSSET, que dará una salida al mar a las mercancías que lleguen o salgan de África Oriental a través de Kenia y augura una oleada de licitaciones, la necesidad de infraestructuras básicas tanto de transporte como energéticas y de saneamiento es acuciante en toda la región.

Hasta ahora, estos países han sido incapaces de asegurar la financiación necesaria para estos proyectos, de los que, por esta razón, se han beneficiado principalmente economías muy potentes, como China.

Sin embargo, hace ya años que grandes empresas españolas desembarcaron en la zona, como Unión Fenosa, suministradora del 7 % de la capacidad eléctrica instalada en Kenia, donde Indra tiene su oficina para todo el continente, con un equipo de 70 personas.

“Nuestra presencia no ha sido visible en África ni en Kenia hasta ahora. ¿Estaba al nivel que puede estar? No, estaba a un nivel que nos parece insuficiente y por eso hemos venido aquí”, incide el director del ICEX.

La participación de instituciones financieras multilaterales como el Banco Mundial, el Banco Africano de Desarrollo y el Banco Europeo de Inversiones allanará la entrada de nuevas compañías españolas en el continente.

“No es casualidad que España sea el país de la OCDE que más proyectos se lleva del Banco Mundial”, subraya Martín, haciendo hincapié en la preparación técnica de las compañías españolas.

El ICEX apuesta también por la internacionalización en EEUU, confiado en el buen desenlace de las conversaciones entre este país y la UE para lograr un Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP).

De concretarse el acuerdo, cuya fase inicial concluyó el pasado mes de diciembre, constituiría la mayor zona de libre comercio global y abarcaría el 50 % de la actividad económica mundial.

Según Martín, “EEUU es un mercado de alto potencial con un armazón jurídico absolutamente adecuado para que nuestras empresas operen allí”.

En la situación actual, añade, “lo que mejor está haciendo la empresa española es entender que la internacionalización no es la solución a una crisis, sino parte de una transformación estratégica”.

Tanto en África como en otros mercados, el objetivo del ICEX es ensanchar la base exportadora de España y acceder a economías de alto rendimiento para continuar rebajando la dependencia de Europa.

Para lograrlo, las exportaciones españolas deben reforzar su componente tecnológico -“España ya no puede fundar su propuesta competitiva en precio”- y la diferenciación de sus productos.

Finalmente, triunfarán en el exterior aquellas empresas que elijan “muy bien adonde van” y asuman los riesgos financieros.

“La internacionalización debe hacerse desde un punto de vista audaz pero no temerario”, advierte.