Hoteleros kenianos advierten de la cancelación de numerosas reservas

0
658

Hoteleros kenianosHoteleros de la costa índica y cercanos a los parques naturales de Kenia han advertido de que numerosos turistas han cancelado sus reservas para viajar al este de África tras el ataque del grupo islamista Al Shabaab de la pasada semana contra la Universidad de Garissa, en el que murieron 147 personas.

Los empresarios de la zona entienden que es probable que la última barbarie cometida por Al Shabaab provoque una oleada de despidos en el sector de la hostelería, ante la menor actividad turística, pese a que Garissa se encuentra alejada de los circuitos turísticos tradicionales.

«Esperábamos visitantes desde Reino Unido, Alemania, Francia, Australia y países asiáticos, pero ahora muchos han cancelado sus viajes cuando conocieron el último ataque terrorista», asegura Peter Kipeno, el dueño de un campamento para alojar a turistas en el parque natural de Maasai Mara, a la agencia Reuters.

Kipeno asegura que desde el pasado jueves 19 visitantes han cancelado sus reservas tras el atentado más grave perpetrado en suelo keniano desde el ataque a la Embajada estadounidense en Nairobi en 1998.

«El atentado de Garissa simplemente ha sellado nuestro futuro», asegura Mohammed Hersi, director de la Asociación de Turismo Costero de Kenia. Asegura que se ha visto obligado a reducir un 20 por ciento del sueldo a parte de sus trabajadores y espera evitar despidos durante uno de los peores períodos para el sector turístico en la historia reciente del país.

Se considera que una parte vital de la economía del país se fundamenta en la industria turística, la cual está en claro descenso desde el atentado de Al Shabaab en el centro comercial Westgate el 21 de septiembre de 2013 y se saldó con decenas de muertos.

La intervención de las autoridades kenianas en el atentado en Garissa está sufriendo duras críticas por parte de los medios de comunicación locales que aseguran que los cuerpos de élite del Ejército reaccionaron pasadas siete horas del ataque, lo que habría incrementando el número de víctimas.