Gobierno de Mozambique ofrece disculpas por deudas sin comunicar

0
310

Adriano MaleianeEl ministro de Economía y Finanzas de Mozambique, Adriano Maleiane, ofreció disculpas al país por el Gobierno dejar de comunicar sobre un valor superior a mil millones de dólares de deuda externa, se conoció hoy.

Citado por Radio Mozambique, Maleine comunicó que por esos préstamos contraídos de 2013 a 2014 no habrá aumento de impuestos.

«El Gobierno, en esos años, por razones que no explicó, no proporcionó esas informaciones», admitió el funcionario, quien recalcó que el bolsillo de los ciudadanos, por causa de las deudas, no será afectado.

Insistió en que el Ejecutivo estudia la mejor forma de usar los recursos generados por los impuestos disponibles para dinamizar la economía nacional.

«Estamos revisando el arancel aduanero, para ver cómo podemos estimular la agricultura y el turismo. Estas son prioridades del gobierno», enfatizó el ministro.

El primer ministro Carlos Agostinho do Rosário reconoció en abril que su país dejó de comunicar al Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre un valor superior a mil millones de dólares de deuda externa.

Do Rosário comunicó tal situación durante la reunión que sostuvo con la directora general del FMI, Christine Lagarde, en Washington.

El Fondo, que califica de paso importante la divulgación de esta información por parte de las autoridades mozambiqueñas, notificó que canceló el pago de una segunda parte (155 millones de dólares) de un préstamo total (285 millones) a Mozambique.

Maputo proporcionará más información y documentación de apoyo para que se puedan «establecer los hechos y permitir una evaluación completa», indica la organización internacional.

Agrega que junto a Mozambique trabajarán juntos de forma constructiva para evaluar las implicaciones macroeconómicas de esas informaciones e identificar pasos para restaurar la confianza.

Una misión del FMI canceló un viaje previsto a Maputo después de informar que Mozambique escondió préstamos para la defensa de parte del banco Credit Suisse y del ruso VTB.