Firmarán pacto salarial al final de huelga metalúrgica en Sudáfrica

0
386

syndicat NumsaLa Unión Nacional de Trabajadores Metalúrgicos (Numsa) firmará hoy un nuevo pacto salarial que pondrá fin de manera oficial a una huelga de cuatro semanas con pérdidas millonarias para la economía sudafricana.

El gremio laboral de 338 mil afiliados y sede en Johannesburgo aceptó este lunes una oferta de las patronales que implica un incremento de sueldos de 10 por ciento, pese a que la demanda del sindicato desde el 1 de julio era un 12 por ciento.

Además el secretario general de Numsa, Irvin Jim, explicó que la organización siderúrgica logró que los grupos empleadores reformularan una polémica cláusula de paz que impedía a los trabajadores emprender otras medidas de fuerza en un término de tres años.

Según Jim, la Federación de Industrias de Ingenierías y del Acero (Seifsa) presentó un nuevo sistema de negociación de dos niveles que comprende la participación de tribunales laborales para dilucidar futuros conflictos de esta índole en el sector de la metalurgia.

Nuestro sindicato ha conseguido una victoria justa y jurídicamente correcta. Los obreros regresarán a sus respectivas funciones a partir del jueves 31 de julio, anunció el dirigente gremial.

Estamos enormemente aliviados de que la huelga terminó. Ahora incumbe a todos los interesados en el sector de los metales trabajar cooperativamente para garantizarnos competitividad a nivel internacional, dijo el director de Seifsa, Kaizer Nyatsumba.

El paro convocado por la Unión de Trabajadores Metalúrgicos comenzó pocos días después de resuelta una protesta minera de cinco meses que indujo una caída de 0,6 por ciento en la tasa intertrimestral anualizada a precios de mercado.

Numsa buscaba un aumento salarial mensual de 12 por ciento, 100 dólares adicionales como subsidios de vivienda, la eliminación de los intermediarios laborales, y subvenciones para los empleados novatos.

El cese de las labores dejó cerca de 28 millones de dólares diarios en pérdidas y tuvo impacto sobre todo en el suministro de latas para el envasado de bebidas, piezas de automóviles y en la construcción de dos centrales eléctricas en las provincias Limpopo y Mpumalanga.