En medio de tormenta política, anuncia Egipto megaproyecto económico

0
449

khaled-hanafy1El Gobierno egipcio organizará una cumbre económica a principios de 2015 en la cual presentará un abanico de 15 proyectos con los cuales piensa hacer despegar su estancada economía, se supo hoy aquí.

Los planes tienen un valor de 100 mil millones de dólares, un tercio de la suma de las inversiones que requiere este país para alcanzar su propósito de registrar una tasa de crecimiento de 3,5 para fines del año próximo, acorde con el ministro de Abastecimientos Khaled Hanafy.

La reunión cimera está convocada para el próximo 21 de febrero en la ciudad balneario de Sharm El Sheikh, localizada en el sur de la península de Sinaí, en el noreste del país, donde movimientos islamistas atacan a sedes y oficiales del Ejército y la Policía.

Uno de los proyectos sobresalientes es la construcción de una zona comercial internacional en un área de 100 mil feddans, unas 42 mil hectáreas localizada en las proximidades del canal de Suez, según las precisiones del titular.

El plan está basado en la construcción de un nuevo canal en Suez que disminuirá de manera sustancial el tiempo de espera de los buques para atravesar el existente y aumentará la capacidad de paso.

Asimismo llevará en cartera a la cima económica un esquema de intercambio de mercancías valorado en 14 mil millones de dólares con almacenes capaces de contener hasta 40 millones de toneladas de bienes.

Pediremos al Fondo Monetario Internacional una valoración de la situación económica y financiera del país para presentarla a los empresarios y compañías extranjeras, reveló esta semana el ministro de Inversiones egipcio, Ashraf Salman.

Poco después de asumir la presidencia, El Sisi dio un paso arriesgado al eliminar cerca del 80 por ciento de los subsidios a los combustibles y el pan, lo que ha provocado un alza del índice de precios al consumidor.

Las inversiones foráneas son uno de los pilares de la economía egipcia, convaleciente de tres años de inquietudes políticas durante los cuales han sido derrocados dos presidentes y surgido un abanico de movimiento armados islamistas.

El turismo extranjero, otra de las principales fuentes de ingreso, también da signos de mala salud, aún con las alzas modestas en los dos últimos meses, pero muy por debajo de los niveles de principios de 2011, cuando el ex presidente Hosni Mubarak fue obligado a renunciar.

De ganarse la confianza de los inversores extranjeros, el Gobierno del presidente Abdel Fattah El Sisi solventará en parte el grave problema del desempleo ya que el proyecto puede generar más de un millón de puestos de trabajo.

Para ello las actuales autoridades tiene primero que acallar a la insurgencia armada islamista, una tarea pendiente a pesar de la movilización militar en la península de Sinaí y la fuerte presión en las ciudades sobre los parciales de la rama egipcia de la Hermandad Musulmana.