El megaproyecto de Suez, la utopía de un canal exprés

0
488

megaproyecto de SuezLa Autoridad del Canal de Suez (ACS) deja en «manos de Dios» el fin de la construcción del canal paralelo al actual en agosto de 2015, la fecha de entrega prometida al presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, entre crecientes dudas ante tal utopía.

«Los mismos egipcios que construyeron las pirámides son capaces de terminar este gran proyecto en agosto», promete a Efe el portavoz de la ACS, Tarek Hasanin, tratando de despejar la incertidumbre sobre la finalización de este megaproyecto, que «desdoblará» el mítico canal de Suez.

Hasanin asegura que «inshalá» (si Dios quiere), y utilizando la ciencia y la tecnología, se logrará terminar en un año el nuevo canal, de 72 kilómetros.

Con estas obras, Egipto reduciría las horas de espera de las decenas de barcos que transitan a diario por el canal y, por consiguiente, el gasto económico y energético que supone para las compañías esa parada que puede durar hasta 11 horas con el barco en marcha.

Los trabajos necesitaban un mínimo de cinco años para completarse, según informes independientes a los que las propias autoridades hicieron referencia durante una visita esta semana de corresponsales extranjeros al proyecto.

No obstante, el presidente del canal, Mohab Mamich, en una rueda de prensa el pasado agosto, lo redujo a tres años, pero incluso este plazo resultó excesivo para el mandatario egipcio.

En esa comparecencia, Al Sisi interrumpió a Mamich para decir que le parecía «demasiado tiempo y que en un año estaba hecho».

«Que venga Al Sisi y lo construya él en un año», comentó un empleado en una conversación informal con sus compañeros, según pudo escuchar Efe.

Los trabajadores están indignados por la presión que afrontan y por las repetidas preguntas de si es posible esta construcción exprés, aunque temen reconocerlo en público.

Ante la insistencia de la prensa sobre este reto que se ha propuesto Egipto, el jefe de navegación del canal, Mohamed Fauzi, aseguró que se están cumpliendo los tiempos, desde que el presidente ordenase en agosto pasado el inicio de la excavación.

Fauzi prometió que, «con la ayuda de Dios», estará finalizado en la fecha prevista.

La construcción de este canal inmediatamente paralelo al actual tiene el objetivo de «reducir el tiempo de tránsito del barco, desde que entra hasta que sale del canal», detalló Fauzi, para añadir que permitirá el paso directo de 47 navíos simultáneamente.

Con esto, Egipto trabaja «por y para el comercio internacional», recordó.

Mientras unos se debaten entre si se finalizaran las obras o no, los egipcios están involucrados en este sueño. De pobres a ricos, se han ido acercado desde el pasado agosto a las sucursales bancarias para invertir sus ahorros, a la espera de una recompensa de trabajo para sus hijos que empujará a Egipto hacia el crecimiento.

«Dios nos lo envió desde el cielo para que nos ayude», exclama una egipcia aludiendo a Al Sisi en un vídeo propagandístico distribuido a la prensa por las autoridades del canal, en el que se describe al presidente como una especie de profeta intocable con una varita mágica.

El canal de Suez es «el canal madre», como lo definió Mamish, quién afirmó que este proyecto es «símbolo de la victoria egipcia» y un «regalo» al mundo.

Mamish celebró que las obras están «muy avanzadas» y que ya se ha cavado y construido más del 70% de los 72 kilómetros que prevé el proyecto.

Está siendo construido «únicamente con mano de obra egipcia», reiteró el presidente del canal, quien rechazó la participación extranjera en el mismo «porque los egipcios están capacitados».

Sin embargo, en las obras de excavación sí participan seis empresasextranjeras: dos belgas, dos holandesas, una emiratí y otra estadounidense.

Mamish recordó que muchas guerras empezaron en este canal, entre ellas las de 1967 y 1973 contra Israel, y trazó un paralelismo.

Pese a los retos que afronta Egipto desde la revolución de hace cuatro años contra Hosni Mubarak, el responsable subrayó que «la batalla del desarrollo egipcio» empezará con este proyecto.