Egipto y Turquía se preparan para una guerra comercial

0
135

El comercio internacional y la política a menudo van de la mano. Las fuertes conexiones políticas significan un comercio estable y próspero. Aunque esto no se aplica a Egipto y Turquía.

En el contexto de relaciones políticas extremadamente tensas, los dos países están vinculados por un acuerdo de libre comercio de beneficio mutuo que expira en 2020.

En 2018, Turquía exportó a Egipto bienes por 3.050 millones de dólares, todo un récord. En comparación con 2017, esta cifra aumentó en un 29,4%. Las exportaciones egipcias a Turquía ascendieron a 2.190 millones de dólares, un aumento del 9,68%. El acuerdo de libre comercio entre Egipto y Turquía se firmó en diciembre de 2005 y entró en vigor el 1 de marzo de 2007. Sin embargo, puede suspenderse en el contexto de la antipatía entre Ankara y El Cairo, escribe el portal ruso Vesti Finance.

Turquía otorgó a través del presidente Recep Tayyip Erdogan asilo a los líderes de los Hermanos Musulmanes que huyeron de Egipto después del derrocamiento del presidente egipcio Mohammed Mursi. Erdogan condenó enérgicamente el derrocamiento de Mursi, calificándolo de golpe de Estado.

«Se desarrollaron relaciones políticas tensas entre los dos países como resultado del resentimiento personal de Erdogan contra Abdelfatá Sisi. Sin embargo, Ankara estará abierta a cualquier relación con El Cairo de conformidad con los acuerdos alcanzados con Tel Aviv, Washington, Moscú y Teherán. Los intercambios comerciales bilaterales y las inversiones directas ayudarán a superar los desacuerdos políticos y mejorar las relaciones económicas. Ambos países han sufrido crisis económicas, obligándolos a actualizar el acuerdo de libre comercio y evitar choques directos en el ámbito de las relaciones comerciales. Empresarios de ambos países están presionando por la renovación del acuerdo. El declive de la lira turca y la libra egipcia obligará a ambas partes a expandir las exportaciones y reducir los costos de producción para asegurar la recuperación de sus economías», pronostica Karam Said del Centro de Estudios Políticos y Estratégicos Al Ahram.

En agosto del año pasado, la moneda turca alcanzó un mínimo histórico frente al dólar. Cotizaba a 7,24 liras por dólar. Al mismo tiempo, la moneda egipcia cayó a su nivel más bajo frente al dólar: de siete a 20 libras en diciembre de 2016.

El acuerdo sobre zonas industriales calificadas de 2004 y los acuerdos de asociación entre Egipto y la UE de 2004 y 2010 estimularon la inversión turca en el mercado egipcio, permitiéndoles aprovechar los beneficios ofrecidos por ellos. El acuerdo sobre zonas industriales calificadas entre EEUU, Egipto e Israel abre el acceso de los productos turcos al mercado estadounidense sin aranceles, si contienen una cierta proporción de componentes producidos en Israel.

Al señalar otra ventaja, Said dijo: «Las inversiones turcas en Egipto, principalmente en empresas industriales y agrícolas, aumentaron el PIB egipcio y crearon alrededor de 60.000 empleos. Esto indica una necesidad mutua de actualizar el acuerdo de libre comercio».

Bashir Abdel Fattah, otro investigador del centro Al Ahram, cree que el problema de renovar o congelar el acuerdo de libre comercio depende de varios indicadores políticos. En particular, la supervivencia de Erdogan y del Partido la Justicia y el Desarrollo. Turquía obtiene más ventajas del acuerdo que Egipto. Ankara tiene ventajas de exportación ante El Cairo. Turquía apoya a sus exportadores ofreciéndoles privilegios fiscales y aduaneros. Ha diversificado más su economía, especialmente en sectores como la agricultura, el turismo, el transporte marítimo y el transporte aéreo.

Ahmad Shahie, jefe del departamento de importadores de la Cámara de Comercio de El Cairo, informa que aquellos que exigen cancelar el acuerdo tienen un monopolio sobre algunos productos en Egipto, que comercializan a precios elevados y no necesitan competencia.

Mojsen Tajuri, jefe adjunto del departamento de importadores de la Cámara de Comercio de El Cairo, asegura que el mercado turco es un mercado prometedor que ofrece productos de alta calidad a Egipto a precios más bajos que sus homólogos europeos y estadounidenses.

«Turquía no pudo controlar la disminución de la lira frente al dólar. Esto significa que no se la puede culpar por la práctica deshonesta en la implementación del acuerdo de libre comercio», subraya Tajuri.

Tajuri confirmó que la división de importadores de la Cámara de Comercio de El Cairo apoya la continuación del acuerdo de libre comercio y pide solucionar la crisis política entre los dos países. No está claro si las partes lograrán acordar nuevas condiciones, buscando mantener el acuerdo o simplemente extenderán el acuerdo existente.

A fines de 2018, la Federación Egipcia de Asociaciones de Inversores, encabezada por Mohamed Farid Jamis, pidió la cancelación del acuerdo de libre comercio. Jamis señaló que este permite la importación de productos turcos a Egipto sin derechos de aduana. Como resultado, la probabilidad de descarga de productos turcos en el mercado egipcio está aumentando en medio de la caída de la lira.

Basset Fahmy de la Comisión de Asuntos Económicos del Parlamento de Egipto recuerda que Turquía fue el segundo importador de productos egipcios en el mundo después de Italia en 2018. Muchos países europeos creen que es necesario invertir en África para prevenir la inmigración ilegal a Europa y luchar contra el terrorismo.

«Egipto tiene la oportunidad de atraer inversiones en infraestructura: carreteras, redes eléctricas, zonas económicas especiales, así como la adopción de nuevas leyes. Las exportaciones de Egipto a Turquía y otros países deberían mejorar en el contexto de eliminar la burocracia, simplificar los procedimientos para registrar nuevas empresas, brindar beneficios a los inversionistas y desarrollar infraestructura vial. En resumen, es necesario preservar el acuerdo entre los dos países», concluye el parlamentario.