Egipto y la Unión Aduanera estudian crear una zona de libre comercio

0
475

Vladímir PutinEgipto y la Unión Aduanera -integrada por Rusia, Bielorrusia y Kazajistán- estudian crear una zona de libre comercio, anunció hoy el presidente ruso, Vladímir Putin, tras reunirse en el balneario de Sochi con su homólogo egipcio, Abdelfatah al Sisi.

Cuando Moscú busca alternativas para sustituir los productos perecederos europeos y estadounidenses cuya importación ha vetado en respuesta a las sanciones de Occidente por su papel en la crisis ucraniana, el dirigente egipcio se comprometió a incrementar en un 30 por ciento la exportación de alimentos básicos a Rusia.

«El 90 por ciento de nuestras importaciones desde Egipto es de productos agroalimentarios. Egipto ya incrementó en un 30 por ciento el suministro de estos productos a nuestros mercados. Y está dispuesto a otro incremento del 30 por ciento en un futuro próximo», subrayó Putin.

Los dos líderes acordaron simplificar los trámites para permitir el acceso de productos egipcios al mercado ruso.

Por su parte, el ministro ruso de Agricultura, Nikolái Fiódorov, aseguró que las patatas, naranjas, ajos y cebollas egipcias cubrirán casi la mitad del vacío que ha dejado el veto ruso a los productos perecederos procedentes de Occidente.

Fiódorov agregó que su departamento negocia con numerosos países -entre ellos Brasil, Argentina, Marruecos, Irán, Israel y Turquía- para sustituir los productos que dejarán de importarse desde la Unión Europea, Estados Unidos, Noruega, Canadá y Australia.

Putin y Al Sisi también acordaron estrechar la cooperación bilateral tanto en el ámbito energético como en el técnico-militar.

El mandatario ruso destacó el gran interés que despierta Egipto entre las empresas del sector energético de su país.

Rusia ha prohibido por un año, a partir del pasado 7 de agosto, la importación de ternera, cerdo, verduras y hortalizas, frutas, carne de ave, pescado, quesos, leche y productos lácteos desde de Estados Unidos, la UE, Australia, Noruega y Canadá en respuesta a las sanciones contra Moscú adoptadas por estos países.

Las sanciones occidentales, dirigidas a su vez contra bancos públicos como Gazprombank, petroleras como Rosneft y empresas del sector de la defensa, han obligado al Gobierno ruso a replantear su estrategia económica y presupuestaria de cara a este año y el próximo.