Egipto construirá su nueva capital “The Capital Cairo” la ciudad más fastuosa de África

0
1008

Caire newLos diseñadores y los gobernantes, confirmaron al fin de una conferencia económica internacional, en la ciudad balnearia de Sharm el-Sheik, que la nueva capital administrativa de Egipto, se propone alcanzar niveles futuristas por encima de todo lo existente en el continente.

En principio “The Capital Cairo”, tendrá 100 barrios, unos 10.000 kilómetros calles y avenidas, 40.000 camas de hotel, 1.900 centro de educación de todo nivel, además de un aeropuerto más grande que el mayor de Londres y un parque central que duplicará al Central Park de Nueva York.

El propio presidente alSisi ratificó el descomunal plan

El presidente de Egipto Abdelfatah al Sisi, dijo en el discurso de ratificación del plan, que él mismo debió asumir el mando de las operaciones preliminares, ya que la compañía a la que habían dado en principio el proyecto estimó lo haría en unos diez años.

“En diez años tendremos ya 26 millones más de habitantes, por lo que nuestros tiempos son decisivos”, dijo el primer mandatario, anunciando que a lo sumo se podrán demorar siete años, en concluir la primera fase de la ciudad.

La ciudad, que tendrá 105 kilómetros cuadrados en principio, costará unos 500.000 millones de dólares y será “una capital internacional de alto nivel, una ciudad del futuro (porque)  nos dimos cuenta de que en los próximos cuarenta años los ciudadanos de El Cairo se multiplicarán y había que encontrar remedio para evitar un aumento de las zonas marginales en la actual capital”, anunció el ministro egipcio de la Vivienda, Mustafa Madbuli.

La propuesta que se espera genere más de un millón y medio de puestos de trabajo, se comenzará a construir a unos 30 kilómetros al este de la actual capital y tendrá acceso inmediato a la carretera que une el Cairo actual, con el Canal de Suez alcanzando el principal puerto egipcio sobre el Mar Rojo: Ain Sujna. Los gobernantes egipcios adelantaron también tener la intención que la ciudad futura sea “ambientalmente sostenible”, algo en lo que algunos observadores se han mostrado particularmente escépticos.