Egipto aspira a disminuir desempleo con inversiones extranjeras

0
116

Mohamed IbrahimEgipto aspira atraer sólo en este año hasta 60 mil millones de dólares en inversiones extranjeras directas y disminuir el desempleo tres por ciento, según declaraciones hoy del ministro de Planeamiento Ashraf al Arabi.

Esa cifra de inversiones extranjeras, que esperamos mantener hasta el año fiscal 2018-19, permitirá registrar una tasa de crecimiento que deberá alcanzar el 10 por ciento en el próximo cuatrienio, estimó el titular.

El ambicioso programa depende del éxito de la Conferencia para el Desarrollo Económico de Egipto, programada para celebrarse a mediados de este semana en la ciudad de Charm El Cheij, en el sur de la península de Sinaí.

La ciudad es un hervidero de técnicos y obreros que trabajan turnos de hasta 12 horas para poner a punto las instalaciones que servirán de alojamiento y la sede de la cumbre económica, constató Prensa Latina en esa ciudad balneario.

En las últimas semanas el Gobierno egipcio aprobó una ley de Inversiones para eliminar obstáculos a los empresarios extranjeros y prepara otra de Electricidad destinada a alentar los emprendimientos en los sectores privados en el sector de la energía renovable.

Los inversores extranjeros se quejan de las dificultades que enfrentan para iniciar proyectos en este país del norte de Africa por los requerimientos de una burocracia anticuada que en ocasiones llega a ser desesperante.

Aunque aún no existen cifras oficiales definitivas, decenas de de reyes, jefes de Estado y de Gobierno, así como ministros de Economía e Inversiones han anunciado su asistencia al cónclave, patrocinado por Arabia Saudita y Emiratos Arabes Unidos.

Para lograr el éxito de la reunión para reactivar una economía paralizada por cuatro años de disturbios, el Gobierno egipcio tiene que solventar la cuestión de seguridad ciudadana, frágil debido a una ola de atentados dinamiteros ejecutados por grupos insurgentes islamistas.

La semana pasada el Gobierno sustituyó a ocho ministros, entre ellos el del Interior, Mohamed Ibrahim, como evidencia de su voluntad de proveer un clima de tranquilidad ahora inexistente.