Crecimiento económico mundial por debajo de expectativas

0
372

G_20Los ministros de Finanzas y los directores de bancos centrales del grupo de las 20 mayores economías del planeta (G20) estimaron hoy que el ritmo de crecimiento de la economía mundial continúa por debajo de las expectativas.

En una reunión de trabajo iniciada en esta ciudad el viernes ellos también expresaron su confianza en que se dinamizará la economía global.

De acuerdo con un borrador de la declaración final de la cita, se comprometieron además a abstenerse de cualquier devaluación competitiva de las divisas.

Los participantes han analizado, entre los principales temas las consecuencias sobre los mercados financieros de la devaluación del yuan de China y de la especulación que mantiene la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos sobre un aumento de las tasas de interés, inicialmente previsto en junio y luego aplazado para el presente mes.

Según expertos, se teme que ese anunciado incremento de los tipos, próximos a cero desde fines del 2008 con el fin de estimular la economía norteamericana provoque una importante retirada de capitales de economías emergentes en dificultades.

Otros aspectos debatidos por la agrupación en esta cita se relacionan con la crisis migratoria y de refugiados en Europa.

La tasa de desocupación en las naciones que integran el G20, la cual se mantiene en un 5,8 por ciento, clasificada de alta-, y representa un déficit de cerca de 50 millones de empleos en relación con el comienzo de la crisis, es otra temática examinada.

Un comunicado de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), de conjunto con la Organización para la Cooperación y del Desarrollo Económico y el Banco Mundial, presentado en el encuentro, asevera además que la debilidad de la recuperación económica impacta negativamente en los mercados laborales de la agrupación.

En el texto se señala que el magro crecimiento económico global y la insuficiente creación de puestos de trabajo en los países del bloque, evidencia un ciclo de escaso incremento de salarios y de ingresos, que se retroalimenta y genera falta de confianza y de inversiones de las empresas.