Consumo y ascenso social en África anima visión de exportadores brasileños

0
387

Carlos AbijaodiEl Gobierno y los empresarios de Brasil vislumbran que el modelo de consumo masivo, ascenso social e inclusión económica registrado en el gigante suramericano se replicará en la próxima década en África, para lo cual esperan aumentar las inversiones y exportaciones en ese continente.

«África es la nueva frontera del mundo en desarrollo», declaró Carlos Abijaodi, director de desarrollo de la Confederación Nacional de la Industria (CNI), quien reclamó al Gobierno una estrategia a largo plazo para exportar a países africanos.

Durante un seminario sobre negocios entre Brasil y África organizado por la cúpula empresaria industrial en Sao Paulo, varios escenarios promisorios se trazaron sobre las oportunidades para las exportaciones hacia África.

«Se viene una segunda ola de consumo en África. Jóvenes migrando del campo a las ciudades, una ebullición urbana. Vemos que se puede replicar en diez o quince años lo que ocurrió en Brasil con el ascenso social», evaluó por su parte Ana Paula Repezza, gerente de la agencia gubernamental de promoción de exportaciones Apex.

El comercio entre Brasil y África avanzó más del 400 % en la última década, pero el crecimiento promedio de las ventas de Brasil a África se ubicó por debajo de sus principales competidores, de acuerdo con un informe del Ministerio de Desarrollo, industria y Comercio Exterior brasileño.

Según datos de la CNI, entre 2010 y 2013 el crecimiento de las importaciones de los 54 países africanos provenientes de Brasil fue del 6 %, mientras que aumentaron las compras en un 9,16 % de los productos que llegaron de la Unión Europea, el 11,85 % de México, 13,41 % de China y el 22,28 % de India.

 «Brasil carece de una estrategia a largo plazo para competir con otros países en África. Pero está claro que África quiere una estrategia con Brasil, con gran potencial de hacer lo que tuvo éxito en Brasil en los países africanos», reclamó Abijaodi.

Abijaodi se refirió así a la política de cooperación iniciada en 2003 desde el Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva en términos de agricultura y capacitación de las escuelas industriales montadas para trabajadores africanos por las constructoras brasileñas.

«Es una política no colonialista», coincidieron en señalar los dirigentes de la CNI y de la APEX.

Casos de éxito como el de la minera Vale, cuyo mayor plan global es una mina de carbón en Mozambique, o la constructora de autobuses Marcopolo, instalada en Egipto, fueron citados en el seminario.

Para el sudafricano Michael Lalor, director para África de la consultora Ernst&Young, hasta 2007 la principal inversión extranjera en el continente estaba enfocada en un 25 % en las materias primas.

«El foco en 2013 es tecnología y servicios financieros y consumo, con la mayoría de los jóvenes migrando del campo a las ciudades», comentó Lalor.

Y fue puntual al ubicar a la capital de Angola, Luanda, como el gran centro de negocios en la África subsahariana. «Parece ser lo que era Dubai hace varias décadas», dijo.

Los especialistas apuntaron que el crecimiento africano para dentro de 6 años será próximo al 10 %.

El profesor de la Universidad de Brasilia (UNB) Jorge Arbache, especialista en asuntos de África, apuntó que la gran apuesta de las empresas es la capacitación pero también adaptar su mentalidad al «modelo de negocios local».

Y dejó un dato para animar a los inversores en la industria de alimentos: el 60 % de las tierras mundiales no cultivadas se encuentran en África.

«Es arriesgado invertir en África, lo es, pero es más arriesgado no estar presente en África», dijo.

Otro debate fue abierto por Pedro da Motta Veiga, del «think tank» Centro de Estudios de Integración y Desarrollo (Cindes), quien subrayó que Brasil tiene una presencia «desigual» frente a China a raíz de la amplia financiación que los chinos otorgan al comercio.

En ese sentido, se preguntó da Motta Veiga, si será posible que Brasil pueda utilizar una estrategia de financiación para sus empresas multinacionales en África mediante el recientemente creado «Banco de los Brics».