Comunidad zulú activa masiva reclamación de tierras en Sudáfrica

0
827
Rey zulú Goodwill Zwelithini
Rey zulú Goodwill Zwelithini

El Rey zulú Goodwill Zwelithini y media docena de líderes tradicionales de la mayor etnia sudafricana presentaron hoy ante el gobierno una reclamación de tierras que implicaría una compensación por decenas de millones de dólares.

Según el abogado litigante Jerome Ngwenya, los terrenos demandados abarcan miles de hectáreas en las provincias de KwaZulu-Natal, Eastern Cape, Free State y Mpumulanga, hacia el centro-este del país austral.

De acuerdo con la ley vigente, cuando la restitución no es posible debe haber una variante en forma de regalías o compensaciones económicas. Nuestro pleito se refiere a tierras arrebatadas a partir del año 1838, dijo Ngwenya.

El jurista que representa al monarca Zwelithini y los otros jefes tribales aclaró que el reclamo de la comunidad zulú no pretende causar desalojos de personas, desarraigo de pobladores o desposesión de propiedades.

Los zulúes o amaZulúes forman el grupo étnico bantú más grande de Sudáfrica, con un estimado de casi 11 millones de individuos que viven principalmente en la región de KwaZulu-Natal. Hablan una lengua integrante del subgrupo Nguni.

A finales de junio, el presidente Jacob Zuma (también de la etnia zulú) firmó la Enmienda de Ley para la Restitución de los Derechos Sobre la Tierra, que apoya sobre todo a sudafricanos negros despojados de sus propiedades durante el régimen del apartheid.

Fuentes judiciales explicaron que alrededor de 80 mil reclamaciones de restitución de tierras se han presentado ante instituciones del Estado. La nueva normativa ofrece a los presuntos afectados hasta junio de 2019 para iniciar pleitos adicionales.

La legislación rubricada por el jefe de Union Buildings y máximo líder del Congreso Nacional Africano regula además el nombramiento y las condiciones de servicio de los magistrados del Tribunal Nacional de Tierras.

El diputado del partido Libertad Front Plus, Pieter Groenewald, aconsejó a sus colegas parlamentarios considerar con sumo cuidado este asunto de los terrenos porque en algunos casos puede ser un tema emocional y ambiguo, y amenazar la seguridad habitacional de Sudáfrica, opinó.