China-África, ganar-ganar para el desarrollo común

0
228

Xi JinpingPor Deisy Francis Mexidor

La Cumbre del Foro de Cooperación China-África (Focac) elevó las relaciones entre ambos lados a un nivel de asociación estratégica integral, un hito en lo que podría llamarse la diplomacia económica de Beijing.

Una asociación basada en cinco pilares fundamentales entre los que destacan la consolidación de la confianza política mutua y la búsqueda de la cooperación económica de beneficio para los dos lados.

De forma concreta esto se traduce, tras esta importante reunión, en un paquete de ayuda al que el gobierno chino destinará 60 mil millones de dólares en los próximos tres años.

Industrialización, modernización de la agricultura, la infraestructura, los servicios financieros, el desarrollo verde, la facilitación del comercio y la inversión, la reducción de la pobreza, salud pública, intercambios pueblo a pueblo, y la paz y la seguridad, son las áreas que cubrirán esos programas.

El presidente de China, Xi Jinping, anunció la iniciativa en la sesión inaugural del Focac el 4 de diciembre y un día después expresó en la clausura del evento que los asistentes llegaron al consenso sobre levantar esta asociación a una cooperación estratégica integral.

La cumbre, a la que asistieron Xi y los jefes de Estado y de Gobierno y representantes de unos 50 países de África, adoptó una declaración y un plan de acción que pondrá en marcha estos proyectos en el trienio que sigue.

Los dos documentos -dijo el mandatario chino-, representan una planificación integral para el desarrollo futuro de los nexos bilaterales y la colaboración pragmática en diversas áreas.

Xi, quien cumplió igualmente una visita oficial a Sudáfrica del 2 al 5 de diciembre, valoró que estos dos documentos además de inyectar un nuevo impulso en el desarrollo integral de los vínculos, ofrece la garantía política para que se materialice la cooperación en beneficio mutuo “en más áreas y al más alto nivel”.

El gobernante asiático advirtió que en sus relaciones China y África deben mantener la igualdad, la confianza y el apoyo el uno al otro sin importar la cambiante situación internacional, y defender el principio de cooperación de beneficio mutuo para el desarrollo común, pese a la volatilidad de la situación económica.

Es una alianza que promete el entendimiento, el progreso compartido y el compromiso de marchar unidos, por encima de todos los desafíos.

El copresidente de la cumbre, el mandatario sudafricano, Jacob Zuma, suscribió las palabras de Xi e insistió que justo en los principios de la asociación Focac subyacen “la sinceridad, la confianza, la igualdad, la cooperación y el beneficio mutuo”.

Por lo tanto fue adecuado el tema que enarboló la Segunda Cumbre: “África y China progresando juntos: cooperación ganar-ganar para el desarrollo común”, enfatizó Zuma.

Los dos lados cerraron el círculo de esta comunidad fraterna con un futuro promisorio. África y China quieren prosperar juntos, es quizás la mejor lección que sale de la cita, a la que calificaron de trascendental, histórica y de éxito rotundo.

Durante los dos días de cumbre en el impresionante centro de convenciones del distrito financiero de Sandton, al norte de Johannesburgo, otros líderes africanos también expresaron sus ideas y elogiaron el plan de acción y la declaración aprobada.

El presidente Xi sostuvo reuniones bilaterales con los jefes de Estado y Gobierno por separado y se firmaron acuerdos.

También se inauguraron dos exposiciones: una sobre lo que han representado estos 15 años del Focac, que agrupa a China, 50 países africanos con los que tiene relaciones diplomáticas, y la Comisión de la Unión Africana.

La otra exhibición estuvo en el ámbito de equipos e industria, a propósito del Quinto Foro de Negocios China-África.

La de Johannesburgo, además de ser la segunda cumbre del Focac, es la primera que se celebró en el continente africano; la anterior fue en Beijing, en 2006.

Medios de prensa nacionales y extranjeros dieron cobertura a las incidencias del Focac, y matices más o menos, reflejaron el saldo a favor que se logró.

Al mismo tiempo, y adelantándose a cualquier planteamiento que intente ensombrecer los objetivos de esta cooperación, el presidente Xi dejó claro que se busca un desarrollo con independencia, según las condiciones de cada país, pues “los problemas de África deben ser resueltos por los africanos”.

En declaraciones a la prensa acreditada a la cumbre, la presidenta de la Comisión de la Unión Africana (AUC, siglas en inglés), Nkosazana Dlamini-Zuma, aplaudió la postura de China.

África debe trazar su propio destino. África pertenece a los africanos, ratificó Dlamini-Zuma.

China es en estos momentos el mayor socio comercial de África. Lo avalan una curva ascendente en el volumen de intercambio desde los 10,6 mil millones de dólares a los más de 200 mil millones en solo tres lustros.

*Corresponsal de Prensa Latina en Sudáfrica.