Caza furtiva de elefantes afecta economía de África

0
598
elefanteLa caza furtiva de elefantes impacta en la economía de países en África, al perderse 25 millones de dólares de ingresos anuales por turismo, según resultados de un nuevo estudio científico, citado hoy aquí.

De acuerdo con la investigación de la revista científica Nature, las poblaciones de paquidermos del continente fueron diezmadas en los últimos años, al sufrir una reducción del 30 por ciento entre el 2007 y 2014.

Otras pesquisas apuntan que en ese escenario las especies africanas de esos mamíferos gigantes se encaminan hacia la extinción.

Los autores del nuevo estudio reconocen que eliminar la caza ilegal de elefantes tiene un alto costo, pero con el fin de la matanza, los beneficios financieros del ecoturismo pueden compensar esas inversiones y convertir la protección de los animales en una estrategia económicamente viable.

Recientemente la ministra angoleña de Ambiente, Fátima Jardim, alertó que la matanza de elefantes, causada por el ilegal comercio de marfil, amenaza la existencia de estos enormes cuadrúpedos en el continente.

Precisó que este comportamiento condenable de los cazadores provocó la extinción de la especie en países como Benin, Burkina Faso, Gambia y Togo. Lo anterior está asociado a la matanza de tres mil de otras especies como gorilas y chimpancés.

Se estima que actualmente hay más de medio millón de elefantes en África frente a los 1,2 millones de 1980, y la cifra puede disminuir hasta un 20 por ciento en la próxima década.

Otros datos preocupantes reveló el informe titulado The Living Planet Report 2016, divulgado por Zoological Society of London (ZSL) en asociación con el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés).

Según el documento, la población de animales salvajes del planeta cayó 58 por ciento entre 1970 y 2012 y, si no se hace nada, el número puede llegar a 67 por ciento, dos tercios del total en el 2020.

El estudio avizora que la destrucción de la biodiversidad puede tener un impacto violento en la supervivencia humana, al comprometer la calidad del agua, los alimentos y también las temperaturas globales.