Angola niega pedido de rescate económico al FMI

0
561

Fondo Monetario InternacionalEl gobierno de Angola esclareció que la negociación que establecerá con el Fondo Monetario Internacional (FMI), a mediados de este mes, será de asistencia técnica y descartó un rescate económico como hoy aseguran versiones de prensa.

«El Extended Fund Facility-EFF (Programa de Financiamiento Ampliado) no es uno de rescate», afirmó el ministro angoleño de Finanzas, Armando Manuel.

Denunció que la divulgación de informaciones respecto a que Angola pedía un rescate al FMI, a semejanza de lo ocurrido con algunos países europeos, resulta una interpretación errada y de desconocimiento del estado de desarrollo de la economía nacional.

Explicó que los programas de rescate son para economías que revelaron incapacidad en cumplir el servicio de deudas y en determinado momento permanecieron largos períodos sin pagar un conjunto de responsabilidades primarias.

Lo anterior, reiteró, aconteció con algunas economías europeas y no en el caso de Angola.

«El EFF es un programa que tiene un sello de asistencia técnica con el objetivo de asegurar la estabilidad macroeconómica necesaria y permitir que la economía se reestructure y se puedan explorar oportunidades de exportación», señaló el funcionario.

Rechazó la idea de que las negociaciones con el FMI se basen en la petición de una «dotación financiera» e insistió en ser apenas el inicio de un diálogo para apoyar la diversificación de la economía y maximizar el potencial del país en el campo de la agricultura, pesca, turismo y minería.

Según Manuel, el país tiene un perfil de endeudamiento saludable y sin presiones en el corto plazo.

«Angola fue uno de los países exportadores de petróleo que rápidamente ajustó su marco fiscal y uno de los pocos que inició una reforma para elevar la calidad del gasto público, con énfasis en los subsidios a los precios de los derivados del combustible», subrayó.

Recientemente el FMI alertó que la situación económica y financiera en Angola seguirá siendo «un desafío» en el 2016, porque no se espera una recuperación de los valores del carburante.

La caída de la cotización del combustible a nivel internacional permite percibir la evidente dependencia de la economía angoleña de los hidrocarburos.

El desplome de los ingresos llevó al gobierno a revisar los Presupuestos Generales del Estado y bajar el precio de referencia del barril de petróleo.

Además de realizar un conjunto de recortes en el gasto y reducir sustancialmente los subsidios a los combustibles, Angola inició un programa de financiación internacional, al recurrir no solo a los tradicionales donantes internacionales, como el Banco Mundial o el Banco Africano para el Desarrollo, sino también a la banca comercial.