Adopta UA reglamento “histórico” para seguridad marítima en África

0
345

komi-selomMás de cuarenta países africanos, reunidos aquí, en la capital de Togo, a petición de la Unión Africana (UA), adoptaron una normativa vinculante sobre la seguridad marítima, para coordinar las acciones para luchar contra la piratería y el tráfico de drogas, armas y seres humanos.

“Nos congratulamos por la adopción y la firma de la carta sobre seguridad y protección marítima y el desarrollo en África”, anunció el presidente congoleño, Denis Sassou Nguesso, al término de la primera cumbre de la UA sobre la seguridad de los mares.

“Este gesto no puede ser más histórico en la vida de ‘nuestro’ continente”, agregó.

El presidente keniano, Uhuru Kenyatta, también aplaudió esta promesa de coordinar las acciones entre los países del continente para luchar contra la piratería y el tráfico de drogas, de armas y de seres humanos en las costas africanas.

“Esta carta también formará parte de la Estrategia Africana Integrada para Mares y Océanos en el horizonte 2050 (adoptada en 2012), y (servirá para) marcar el camino de nuevas iniciativas y nuevas acciones”, declaró el presidente de Kenia.

Este país del este de África se ha visto afectado durante mucho tiempo por la inseguridad marítima en el golfo de Adén y ha padecido las consecuencias de la piratería de Somalia, vecino suyo.

Con un total de 13 millones de kilómetros cuadrados de zonas económicas marítimas y 17 por ciento de los recursos mundiales de aguas dulces, África debe ver en esta riqueza una oportunidad para el desarrollo sostenible, de acuerdo con Kenyatta.

El documento aprobado compromete a los Estados de la UA firmantes a proteger su medio ambiente y a prevenir y reprimir la criminalidad en los mares, así como el tráfico de seres humanos, de armas y de drogas.

De los 54 países del bloque africano, 43 contaban con representantes en la capital togolesa.

Aunque la situación se ha calmado en el este del continente, el golfo de Guinea (y sus 5 mil 700 kilómetros de costa) se ha convertido últimamente en el epicentro de la piratería marítima de África.