Acuerdo parcial en huelga de empleados de correos sudafricanos

0
114

Post officeUn nuevo acuerdo salarial fue firmado hoy con dos de los tres sindicatos involucrados en la huelga masiva que afecta hace cuatro meses al Sistema Nacional de Correos Sudafricanos (SAPO).

Este pacto representa un paso en pos de la solución del conflicto laboral, aunque el principal gremio en la protesta, el Sindicato de Trabajadores de las Comunicaciones (STC), rechazó la más reciente proposición planteada por la patronal.

El aumento en los sueldos en el orden de un 6,5 por ciento mensual entrará en vigor a partir del 1 de diciembre próximo para los afiliados a las dos organizaciones que estuvieron de acuerdo con la propuesta.

Los sindicatos Unión Postal de Trabajadores Afines (Sapawu) y la Unión Democrática de Correos y Comunicaciones (Depacu) representan el 61 por ciento de los empleados de SAPO a nivel de negociación.

Otra parte del convenio implicó la conversión a tiempo parcial de los empleados eventuales, con la mayoría de los beneficios previstos para entrar en vigencia desde abril de 2015, mientras que la conversión total se completará dentro de 24 meses.

El STC, que representa un 39 por ciento de los empleados en la unidad de negociación, se mantiene firme en su demanda de un incremento de 7,5 por ciento en los salarios, y exige que el alza sea aplicada con efecto retroactivo desde abril de 2014.

Hace 12 días el ministro de Telecomunicaciones Siyabonga Cwele ratificó la renuncia de la junta directiva de SAPO.

Debemos informar que los directivos han renunciado voluntariamente y nuestro departamento va a intervenir para estabilizar la entidad paraestatal, indicó Cwele en un comunicado a la prensa en Johannesburgo.

La huelga de millares de trabajadores en el sector se ha mantenido desde agosto último y autoridades alertaron que el sistema está al borde del colapso con miles de documentos atascados en las oficinas de remisiones.

El litigio laboral ha tenido mayor impacto negativo en la provincia capital Gauteng.

Según recientes estadísticas empresariales, la oficina nacional de correos durante los últimos siete años ha registrado pérdidas ascendentes a unos 30 millones de dólares.