Zuma se defiende ante pedido de renuncia

0
358
El presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, se defendió ante las cámaras de televisión luego que su partido le pidió la renuncia y aseguró que nunca le explicaron los argumentos para sacarlo del poder.
En una entrevista concedida a la cadena televisiva SABC, Zuma señaló que alcanzó un acuerdo con el presidente del Congreso Nacional Africano (ANC, por sus siglas en inglés), Cyril Ramaphosa, y con el secretario general, Ace Magashule, para abandonar la presidencia en un tiempo (de tres a seis meses), con lo cual ambos dirigentes estuvieron de acuerdo.

Zuma, quien anunció que este miércoles hará una declaración pública, dijo: ‘no he hecho nada mal, nadie me ha dicho qué hice mal, nadie ha sido capaz de aclararme qué hice mal’ y en caso de que hubiese cometido algún error existen procedimientos dentro del ANC para analizarlos.

‘Me parece muy injusto que ese asunto sea tratado constantemente’, indicó.

No estoy desafiando al ANC, aunque no esté de acuerdo con su decisión, remarcó.

En sus declaraciones exclusivas a la SABC, reproducidas por otras televisoras, Zuma precisó que hoy dará a conocer su respuesta al acuerdo del ANC.

El presidente tiene un plazo hasta la medianoche para presentar su renuncia y en caso contrario será sometido mañana a una moción de no confianza presentada ante el parlamento por el partido Movimiento por la Liberación Económica, propuesta que respaldan otras formaciones opositoras y diputados de su organización.

El avezado político dio detalles del proceso llevado a cabo con la dirigencia del ANC, pero aclaró que no se le dieron todos los pormenores y no había tenido oportunidad de expresar sus puntos de vista.

Zuma y Ramaphosa comenzaron la noche del martes de la pasada semana un proceso de negociaciones para la transición del poder y al serle anunciado el lunes que la decisión era la de su salida inmediata la rechazó.

Ante esa respuesta, la dirigencia del ANC determinó acudir al poder que le da la Constitución de la veterana organización para separar del cargo a cualquier funcionario público, incluido el jefe de Estado y Gobierno. Entretanto, los partidos opositores aprovecharon esta crisis en la organización gobernante para presentar la moción en contra de Zuma, pedir la disolución del parlamento y el adelanto de las elecciones y otros actos que Magashule calificó de desesperados.