Zimbabwe comienza a salir de aislamiento internacional

0
437
El anuncio de visitas de representantes de varios países y de que la Unión Europea entregó 17 millones de dólares para reforzar el sector de justicia reflejan hoy que Zimbabwe comienza a salir del aislamiento internacional de los últimos años.

El éxito de las gestiones de su nuevo presidente, Emmerson Mnangagwa, se confirman en la visita esta semana de un enviado especial de la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, con la intención de analizar temas de interés común.

Según versiones oficiales, en la agenda de asuntos a tratar con el emisario de la premier May se destacan el retorno de Zimbabwe al Commonwealth y proyectos económicos de gran importancia para esta nación africana.

Los contactos de Mnangagwa con representantes de esa potencia europea comenzaron poco después de su juramento como presidente el 24 de noviembre último cuando se encontró con el ministro británico encargado de asuntos africanos, Rory Stewart, y posteriormente con Simon Gerard McDonald, subsecretario permanente de la cancillería y de la oficina del Commonwealth.

Entretanto el embajador en funciones de Rusia en Zimbabwe, Dmitry Korepanov, confirmó la próxima visita a Hahare del canciller Sergei Lavrov con la intención de fortalecer las relaciones entre Moscú y Harare.

Al regresar ayer a esta capital luego de participar por primera vez en su capacidad de Presidente en el Foro Económico Mundial de Davos y en la Cumbre de la Unión Africana en Addis Abeba, el mandatario dijo que los contactos mantenidos en ambos encuentros permitirán a Zimbabwe ponerse a la par de otros países en términos de desarrollo económico.

Reiteró que Zimbabwe está abierto a inversionistas locales y extranjeras, y calificó de exitosas sus reuniones en ambas citas.

En el Foro de Davos ‘fuimos bien recibidos’ y numerosas delegaciones solicitaron encuentros y aunque no todos pudieron celebrarse ‘intercambiamos con las representaciones más importantes vinculadas con nuestro país’, subrayó.

Mnangagwa aprovechó su visita a la capital etíope para conversar con un grupo de profesionales zimbabwanos radicados en ese país, quienes mostraron entusiasmo para regresar y contribuir en la recuperación de esta nación de África Austral.

Los invitamos a retornar y participar en la modernización de nuestra economía e industrialización, agregó.

Por su parte, el embajador de la Unión Europea en Zimbabwe, Phillippe Van Damme, dijo ayer en Harare que la contribución de 17 millones de dólares al sector de justicia tiene el objetivo de mejorarlo y fortalecer la legislación de este país.

Esta asistencia se produce luego del acercamiento del organismo europeo a Zimbabwe después de la llegada al poder de Mnangagwa, quien ha reiterado que se cumplirá estrictamente la Constitución y que el país celebrará en próximos meses elecciones libres, justas y creíbles.

Los fondos están destinados a la Comisión de Servicio Judicial, la Sociedad de Leyes, la Fundación de Recursos Legales, el Ministerio de Justicia, el Consejo de Jefes y el departamento legal del parlamento.

Ese dinero, informaron fuentes oficiales en Harare, será usado en el entrenamiento de líderes tradicionales en áreas de sentencias y otros asuntos legales, y en capacitación de abogados para desempeñar mejor su trabajo en la asistencia en asuntos electorales y constitucionales, entre otros.