Zimbabue arresta a tres periodistas por acusar a miembros de la Policía de cazar elefantes

0
379

901569_NpAdvMainFeaLa Policía de Zimbaue ha informado este martes que ha arrestado a un editor y a dos periodistas de un periódico nacional por publicar mentiras después de haber afirmado que un comisario de Policía y un agente cadete estaban involucrados en el asesinato masivo de elefantes.

El editor del ‘Sunday Mail’, Mabasa Sasa, y dos reporteros del diario, Tinashe Farawo y Brian Chitemba, fueron arrestados el lunes y trasladados a la comisaría de Harare, ha afirmado el portavoz de la Policía, Charity Charamba, en una rueda de prensa.

El periódico había publicado en su última edición la información de que un asistente del comisario de Policía, del que no se conoce su nombre, un agente, varios guardabosques y algunos hombres de negocios formaban parte de una mafia que estaba siendo investigada por la caza furtiva de elefantes. Los cazadores habían usado cianuro para matar a 60 elefantes en el parque nacional de Hwange desde septiembre.

Charamba ha negado que la Policía estuviera investigando a ninguno de los agentes acusados por haber cazado elefantes. También ha declarado que tres periodistas serían acusados de haber publicado falsas declaraciones que perjudicarían al Estado. «Las mentiras han afectado a la imagen de la organización (policial) por una razón que no es clara. La historia no sólo afecta a la Policía sino al sistema de seguridad al completo», ha informado Charamba.

La Policía quería que los periodistas identificaran al asistente del comisario de Policía que presuntamente estaría involucrado en la caza furtiva. Se espera que los tres periodistas aparezcan en el juzgado el miércoles. Los cargos supondrían una multa de 5.000 dólares o una pena de hasta 20 años de prisión.

Charamba ha informado de que las fuerzas de seguridad han recuperado desde agosto hasta 70 colmillos de elefantes, 30 kilos de marfil, 100 kilos de cianuro y que además han arrestado a ocho personas por estar relacionadas con la caza furtiva.

Los grupos que condenan este tipo de crímenes afirmaron en 2013 que hasta 300 elefantes murieron en el parque nacional de Hwange después de que los cazadores lanzaran sal con cianuro en el lugar. El Gobierno discutió entonces esta postura alegando que solamente unas decenas de animales habían muerto.