Violencia obstaculiza operaciones humanitarias en norte maliense

0
274
La violencia entre milicias y el aumento de ataques contra trabajadores humanitarios en el norte maliense restringen hoy la entrega de alimentos y asistencia sanitaria a millones de personas, declararon hoy agencias humanitarias.

Al respecto sobresale que el Ejército, las fuerzas de Naciones Unidas y los grupos de auxilio resultan atacados frecuentemente por combatientes refugiados en el desierto, quienes se reagruparon tras la expulsión por la operación militar franco-africana Serval, en 2013.

Esa misión conjunta estuvo dirigida principalmente contra los destacamentos extremistas de confesión islámica como Ansar Dine y la red terrorista Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI).

Al menos 100 soldados de paz murieron en los últimos meses, lo cual convierte a la de Mali en la Misión de la ONU de mayor nivel de letalidad hasta ahora, a la vez que el número de ataques terroristas contra trabajadores humanitarios escaló este año.

Según medios de prensa, las operaciones de ayuda se interrumpieron unas 70 veces en lo que va de 2017 -con agencias afectadas por arrestos, asaltos, robos y allanamientos- que superó la cifra de 68 incidentes en 2016, precisó la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de ONU (OCHA).

‘La inseguridad está teniendo un impacto creciente en las operaciones de ayuda (…) estamos preocupados por el deterioro’, declaró a la prensa Ute Kollies, jefe de OCHA en Malí.

Según estadísticas de Naciones Unidas, unos 3,7 millones de personas en este país necesitarán ayuda humanitaria en general este año, frente a 2,5 millones en 2016, y más de 600 mil requieren urgentemente alimentos.