Unos 350 observadores internacionales en comicios en Guinea-Bissau

0
487

Guinea-BissauUnos 350 observadores internacionales participarán en las elecciones generales, previstas para celebrarse el próximo 13 de abril en Guinea-Bissau, informaron hoy medios periodísticos radiales que citaron a autoridades electorales.

Algunos de estos veedores permanecen ya en el país, pero el grueso llegará en los próximos días para validar los comicios presidenciales y legislativos, agregaron las fuentes.

De la cifra total de observadores, 200 pertenecen a la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental, confirmó la Comisión Nacional Electoral (CNE).

Añadió que se espera además el arribo de 65 de la Unión Africana, otros 55 de la Unión Europea y 22 de Timor Oriental. Además Nueva Zelanda podría enviar 10.

La CNE informó asimismo que se instalará un total de dos mil 955 mesas de votación en Guinea-Bissau (continente e islas) y otras 28 se ubicarán en Senegal, Gambia, Guinea Ecuatorial, Cabo Verde, Portugal, Francia y España.

El pasado 15 de marzo el Tribunal Superior de Justicia confirmó 13 candidatos presidenciales para las justas.

En Guinea-Bissau se aplazaron en tres ocasiones las elecciones desde su primera convocatoria, el 24 de noviembre de 2013.

Esta última fecha (abril) fue fijada por un decreto del presidente del Gobierno de Transición, Manuel Serifo Nhamadjo.

La primera cita para los comicios se anuló por problemas financieros que impedían celebrar la votación con garantías.

Una segunda fecha resultó el pasado 16 de marzo, sin embargo quedó aplazada nuevamente la elección para el 13 de abril.

Guinea-Bissau enfrentó el 12 de abril de 2012 un golpe de Estado durante el que fueron detenidos el presidente interino, Raimundo Pereira, y el entonces primer ministro, Carlos Gomes Júnior.

Tres días después, los militares golpistas y los partidos políticos decidieron la creación de un Consejo Nacional de Transición, que gobernaría el país durante un año, pero aún supervisa el proceso.

La asonada se perpetró antes de la segunda vuelta de las presidenciales, convocadas para el 29 de abril de aquel año, en la que Gomes Júnior figuraba como favorito.