Unos 140 migrantes lograron escapar de un conocido traficante en Libia

0
81

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha comenzado a brindar asistencia a unos 140 migrantes que lograron escapar el 23 de mayo de unas instalaciones en la ciudad libia de Bani Walid donde permanecían recluidos por orden de un conocido traficante de personas.

Unas 200 personas procedentes de Eritrea, Etiopía y Somalia participaron en una fuga de un centro vinculado al traficante Musa Diab, quien les mantenía recluidos en Bani Walid, unos 180 kilómetros al sureste de Trípoli.

Del total de migrantes, alrededor de 140 lograron escapar, mientras que al menos doce perdieron la vida y “muchos más” resultaron heridos, según los datos con los que trabaja la agencia de la ONU.

Las autoridades libias han trasladado a los 140 huidos a un centro de detención formal en Gaser Ben Gashir, 28 kilómetros al sur de la capital. Un portavoz de ACNUR, William Spindler, ha informado de que la organización ya ha comenzado a repartir ayuda y a brindar apoyo psicosocial, mientras trata de identificar y registrar a quienes puedan necesitar protección internacional.

Los propios supervivientes han contado que los traficantes les tirotearon mientras huían y cuando intentaban volver a detenerlos. También han contado las situaciones de tortura y abusos a las que les sometían sus captores, en cuyas manos han llegado a estar hasta tres años.

ACNUR ha identificado a “un gran número” de menores acompañados. “Estamos identificando los casos más vulnerables para encontrarles una solución adecuada”, ha explicado Spindler, que teme que esta huida sea solo la punta del iceberg y que “muchos migrantes y refugiados” más sigan cautivos en Bani Walid o sus alrededores.

Para el portavoz, este último incidente demuestra “una vez más” el “enorme reto” que implica la protección para los refugiados en Libia, donde las redes criminales se aprovechan de su vulnerabilidad. ACNUR ha reclamado vías “legales” para estas personas, lo que pasa por habilitar plazas de acogidas e identificar fórmulas para localizar a los más vulnerables.