Unión Africana lucha por independencia económica

0
331
En el camino para lograr la autonomía financiera aún queda mucho por hacer, pero aliente en cada líder el deseo de ser independientes económicamente como una vez quisimos serlo políticamente, destacó la Unión Africana (UA).
La XI cumbre extraordinaria de la UA, que sesionó esta fin de semana, tuvo como objetivo principal promover la reforma institucional del bloque, de 55 miembros.

En la sesión de dos días, los jefes de Estado y de Gobierno de la UA consideraron propuestas detalladas para hacer de la Comisión de la Unión Africana una secretaría más efectiva y basada en el desempeño.

‘Los eventos en nuestro continente y en todo el mundo confirman la urgencia y la necesidad de este proyecto’, aseguró el presidente de Ruanda, Paul Kagame, quien también dirige la UA este año.

El centro del proceso de cambios es el diseño y el establecimiento de un mecanismo de financiamiento sostenible para garantizar que la UA no solo se mantenga firme, sino que pueda configurar y dirigir su agenda.

Los expertos destacaron que el ente, como organización continental, debería servir a la preocupación común de África y defender los intereses generales de manera efectiva.

‘No hay duda de que la Unión debe ser autosuficiente en el mantenimiento de sus operaciones a través de las contribuciones de las naciones de la región si va a conservar su independencia en la toma de decisiones, autónoma de los donantes’, precisó Costantinos Bt. Costantinos, quien se desempeñó como asesor económico del organismo y de la Comisión Económica para África de la ONU.

Costantinos comentó a Prensa Latina que ‘un mecanismo político continental debe autoabastecerse si se quiere liberar de la condicionalidad dominante que las superpotencias le imponen’.

El también profesor de política pública en la universidad de Addis Abeba enfatizó que ‘la Comisión de la UA debe abordar sus desafíos como un principio clave de credibilidad ante los países del área’.

Durante la XXXI sesión ordinaria de la Cumbre de la UA en Nouakchott, Mauritania, en julio de este año, el bloque aprobó un presupuesto de 681,5 millones de dólares para el año fiscal 2019.

El monto representa una disminución récord de reducción del 12 por ciento en comparación con la de los períodos anteriores.

Se espera que la contribución de los estados miembros alcance el 66 por ciento, mientras se proyecta que el 34 por ciento restante se obtenga de los socios para el desarrollo.

Las estadísticas indican que el aporte de los Estados miembros en cuanto al presupuesto aumentó en los últimos años, al 14 por ciento en 2017 en comparación con solo el tres por ciento en 2012.

No obstante, en opinión de Costantinos, el monto actual sigue siendo bajo e insignificante, y debe aumentarse para alcanzar la ansiada autonomía financiera.