Una decena de compañías para construir refinerías en Angola

0
363
El presidente del consejo de administración de la Sociedad Nacional de Combustibles de Angola (Sonangol), Carlos Saturnino, anunció que una decena de compañías podría encargarse de la construcción de dos refinerías.

En los próximos días vamos a remitir la propuesta al mandatario Joao Lourenzo, explicó Saturnino en conferencia de prensa, en la que informó que el gobierno dio prioridad a la edificación de la refinería de Lobito, a estar lista en un máximo de cuatro años.

Será la de mayor capacidad y los probables inversionistas dijeron que el corto tiempo para la ejecución le da mucha presión.

Deben ser seis las empresas para Lobito (200 mil barriles diariamente) y otras cuatro para Cabinda, una planta de menor capacidad para cubrir las necesidades de esa provincia, la única separada territorialmente de Angola.

A ello se une que la única fábrica de su tipo en el país, la de Luanda, será ampliada con el apoyo de la compañía italiana ENI y así pasará de refinar 380 toneladas para 2020.

Hay empresas de Estados Unidos, Corea del Sur, China y de algunos países europeos entre los aspirantes, que incluyen inversionistas, prestadores de servicios, de ingeniería de un total de 64 que se presentaron en enero pasado.

El país necesita garantizar anualmente el suministro de cerca de 1,2 millones de toneladas de gasolina, 2,1 millones de toneladas de gasóleo y 480 mil toneladas para navíos.

Acerca de la enorme cantidad de contratos paralizados cuando asumió la empresa, Saturnino aseguró que 292 de los 358 detenidos ya recibieron luz verde por valor de tres mil 428 millones de dólares (estaban pendientes de aprobación cuatro mil 950 millones).

Parte de esos proyectos eran de exploración, la que Sonangol no realiza desde 2011, lo cual es muy grave, reconoció.

En el balance presentado a medios de prensa nacionales y extranjeros, el funcionario cuestionó la gestión de su antecesora Isabel dos Santos, hija del exmandatario José Eduardo dos Santos, aunque nunca la mencionó por su nombre.

Isabel destituyó a Saturnino en noviembre de 2016 cuando estaba al frente de la comisión ejecutiva de Sonangol Investigación y Producción, por supuestos malos manejos financieros.