Un vídeo de Ansar Bait al Maqdis muestra el secuestro y posterior asesinato de un policía egipcio

0
395

Still image from undated video of a masked Islamic State militant holding a knife speaking next to man purported to be James Foley at an unknown locationEl grupo armado Ansar Bait al Maqdis ha publicado este lunes un vídeo en el que se muestra el secuestro y ejecución de un capitán de la policía egipcia, un suceso que tuvo lugar a mediados de mes, según ha informado el diario egipcio ‘Al Ahram’.

El agente, identificado como Ayman el Desuki, fue secuestrado en la autopista que conecta las localidades de Al Arish y Rafá, en el norte de la península del Sinaí, y su cadáver fue localizado dos días después cerca de esta última ciudad.

El vídeo, que está dividido en tres partes, muestra imágenes de las fuerzas de seguridad arrestando a manifestantes mientras se escucha al fallecido líder de Al Qaeda en Irak (AQI) Abu Musab al Zarqawi denunciando el silencio de los intelectuales musulmanes ante «el maltrato a las mujeres musulmanas».

La segunda parte del vídeo muestra el secuestro de El Desuki, quien ruega su liberación afirmando que su mujer está embarazada. En la tercera parte, el agente afirma que el Gobierno arresta a mujeres y estudiantes y les tortura en prisión y pide la liberación de estas mujeres, advirtiendo de que otros policías sufrirán las consecuencias en caso contrario.

El vídeo termina con la ejecución del capitán de policía, que aparece arrodillado y con los ojos vendados antes de recibir dos disparos en la cabeza. El vídeo ha sido retirado de YouTube pero circula en varios foros vinculados con el grupo extremista Estado Islámico, al que Ansar Bait al Maqdis ha jurado fidelidad.

Un comandante de Ansar Bait al Maqdis, que opera principalmente en el Sinaí y ha matado a cientos de miembros de las fuerzas de seguridad egipcios en el último año, dijo en septiembre que el Estado Islámico les había dado consejos sobre como actuar de forma más efectiva. Ese mismo mes, el Estado Islámico emitió una declaración instando a los insurgentes en el Sinaí a seguir adelante con sus ataques.

El Ejército egipcio lleva más de una década combatiendo contra los grupos de milicianos islamistas en la península del Sinaí, donde se ha registrado un aumento de los ataques en el último año y los milicianos han expandido su zona de acción hasta El Cairo y el delta del Nilo.

La violencia se ha incrementado en todo el país, y especialmente en la península del Sinaí, desde julio de 2013, cuando el Ejército derrocó al entonces presidente Mohamed Mursi, miembro de la formación islamista Hermanos Musulmanes.

El Gobierno egipcio declaró el 25 de octubre el estado de emergencia en varias zonas de la región del norte de Sinaí, incluyendo un toque de queda, como consecuencia de la muerte de 31 miembros de las fuerzas de seguridad en dos atentados.