Un tribunal egipcio pide a muftí que reconsidere su oposición a la condena de Badía

0
338

BadíaUn tribunal egipcio pidió al muftí de la República y máxima autoridad religiosa del país, Shauqi Alam, que reconsidere su oposición a la condena a muerte dictada contra el líder de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Badía, y otros catorce islamistas.

La agencia estatal de noticias egipcia Mena explicó que la Corte Penal del distrito de Guiza (vecino a El Cairo) remitió hoy por segunda vez al muftí los expedientes de los quince islamistas para que confirme la pena capital a la que fueron sentenciados de forma provisional.

Esas personas fueron halladas culpables de emplear la violencia, asesinar a civiles e incitar al terrorismo y al vandalismo cerca de la mezquita de Al Istiqama, en Guiza, después del derrocamiento por un golpe de Estado del presidente egipcio, el islamista Mohamed Mursi, el 3 de julio de 2013.

Entre los condenados están, además de Badía, otros líderes de los Hermanos Musulmanes como Mohamed el Beltagui, Esam el Erian o Safuat Higazi.

El pasado 19 de junio, ese mismo tribunal envió el caso al muftí, pero este rechazó confirmar la pena de muerte «por la falta de pruebas en contra» de los procesados.

En este tipo de sentencias, el procedimiento habitual consiste en que una corte envía los expedientes de los condenados a muerte a la máxima autoridad religiosa para que esta dé su dictamen no vinculante sobre el caso, y después el tribunal confirma o no dicha pena en un fallo que es apelable.

El tribunal de Guiza convocó la próxima sesión para el 30 de agosto, cuando se espera que dé su sentencia definitiva en ese caso.

 El guía supremo de los Hermanos ya recibió una condena a muerte el pasado 21 de junio por un tribunal de la provincia de Minia (sur), junto a 182 islamistas, una decisión que fue recurrida por la Fiscalía.

Desde el derrocamiento de Mursi, las autoridades han perseguido a los miembros y líderes de los Hermanos Musulmanes, a los que han calificado legalmente de grupo terrorista.

Los islamistas, por su parte, se niegan a reconocer el proceso político actual e insisten en la restitución como presidente de Mursi.