Un mando militar acusa al presidente de Sudáfrica de tráfico de influencias

0
590
base militar de Waterkloof
Base militar de Waterkloof

Una coronel de las Fuerzas Armadas sudafricanas acusó al presidente del país, Jacob Zuma, de estar implicado en el escándalo por el trato de favor dispensado por el Estado a los multimillonarios hermanos Gupta, de origen indio y establecidos en Sudáfrica, informa el diario «Beeld».

En una declaración jurada, la coronel del Ejército del Aire Christine Anderson implicó a Zuma, al indicar que el de protocolo del Estado le comunicó por teléfono que «el presidente quería saber ‘si todo estaba listo para el vuelo'», en referencia al avión en el que viajaban los invitados a la boda de una sobrina de los Gupta.

Un avión comercial fletado por la familia Gupta con origen en India aterrizó en abril en la base militar de Waterkloof (Pretoria), desde donde los 200 pasajeros fueron escoltados por la Policía hasta el complejo de ocio de Sun City, a unos 140 kilómetros al norte de la capital y donde se celebraba la fastuosa ceremonia nupcial.

La revelación del tratamiento dispensado a los invitados de los Gupta -reservado únicamente a los jefes de Estado que visitan el país- provocó gran controversia en Sudáfrica, y puso a Zuma, conocido por su cercanía a la familia, en el centro de las críticas.

La coronel Anderson es uno de los cinco miembros de las Fuerzas Armadas sudafricanas procesados por un tribunal militar en relación al aterrizaje del avión de los Gupta en la base del Ejército, en la que, pese a las sospechas, no se había involucrado directamente a Zuma.

El portavoz del presidente, Mac Maharaj, desmintió hoy las afirmaciones de Anderson, al considerar que «no hay nada de cierto».

Celebrada en la que muchos consideran la ‘Las Vegas sudafricana’, la exuberante boda entre Vega Gupta y Aakash Jahajgarhia, de 23 y 24 años respectivamente, duró cuatro días y contó con la presencia de cientos de invitados, que fueron agasajados con bailes y ceremonias tradicionales indias.

El culebrón tiene asimismo acusaciones de racismo, al denunciar la prensa sudafricana que los Gupta exigieron que el personal que atendiera a los convidados fuera exclusivamente de raza blanca.

Famosa por sus buenas conexiones con el presidente Zuma y su administración, la familia Gupta es propietaria, entre otros negocios, del periódico «The New Age» y la empresa de ordenadores «Sahara».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here