Un ataque yihadista contra un campo de refugiados en Níger

0
2061

campo-refugiados-nigerAl menos 22 soldados nigerinos murieron en un ataque supuestamente yihadista contra un campamento de refugiados Tahoua en la región de Tesalit, en el noroeste de Níger, según informó hoy la televisión oficial nigerina.

El ataque fue perpetrado el jueves contra el campo, situado también a más de 100 kilómetros de la frontera con Mali, por un grupo de hombres armados no identificados, que causaron también heridas a varios soldados, por lo que el balance de muertos puede aumentar.

Además, los atacantes sustrajeron dos vehículos y una «importante» cantidad de armas.

Fuentes de la agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) dijeron que el ataque también dejó un refugiado herido pero que su vida no corre peligro.

Se trata de un campamento de refugiados «abierto» en una zona desértica en la que los habitantes, de nacionalidad maliense, se dedicaban al pastoreo y varios de ellos tenían ganado, y que está protegido por un cuartel donde se encuentran soldados, gendarmes y miembros de la Guardia Nacional.

En un primer momento, los atacantes sorprendieron con disparos a distancia a los soldados en el momento del almuerzo, y a continuación se acercaron al campamento para rematar a los heridos con un balazo en la cabeza.

Los investigadores sospechan de la implicación de grupos yihadistas procedentes del norte de Mali, posiblemente seguidores de Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI).

Este ataque se produce tras otro perpetrado hace un mes contra otro campo de refugiados Tabarabarey, en el oeste de Níger, por supuestos yihadistas que dispararon desde el territorio maliense, y dejaron al menos tres refugiados heridos.

Ningún refugiado salió herido

Los hombres armados que mataron a 22 soldados en un campo de refugiados en Níger este jueves no han herido a ninguno de los cerca de 4.000 refugiados malienses de este campamento, según ha informado el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) este viernes.

Los refugiados malienses en este campamento, que han huido a Níger desde que los milicianos islamistas, algunos vinculados a Al Qaeda, tomaron el desértico norte de Malí en 2012.

Una intervención militar encabezada por Francia repelió a los rebeldes un año después, pero la lucha rebelde y los ataques islamistas en Malí han continuado y han provocado que más gente huya del país. Más de 60.000 refugiados malienses viven ahora en Níger.