Un aliado de Mugabe advierte sobre «un baño de sangre»

0
393

Jonathan Moyo, uno de los hombres fuertes del antiguo Ejecutivo de Robert Mugabe, ha advertido de que si los países de la región y la comunidad internacional no actúan contra el nuevo «Gobierno militar» que se ha hecho con el poder en Zimbabue, habrá un «baño de sangre».

Moyo era una de las figuras más conocidas en Zimbabue por sus brutales declaraciones sobre la oposición –algo de lo que no se arrepiente– y de los principales apoyos de la ex primera dama Grace Mugabe, en su pugna con el entonces vicepresidente Emmerson Mnangagwa para suceder al mandatario.

Su firme respaldo al matrimonio Mugabe le convirtió en uno de los objetivos de los militares que el pasado mes de noviembre se alzaron contra el líder africano. «Dispararon contra mi casa durante 15 minutos. Usaron hasta granadas», ha contado a Reuters desde un país que no ha querido revelar por razones de seguridad.

Para Moyo, el Gobierno que ha sustituido a Mugabe, presidido por Mnangagwa y con varios generales sublevados como ministros, carece de legitimidad porque fue instaurado a raíz de un golpe de Estado. «Es completamente insostenible decir que Mugabe dimitió voluntariamente cuando sabemos que el Ejército le confinó», ha defendido.

En su opinión, sería un gran error que la Unión Africana y Naciones Unidas respaldaran el Gabinete de Mnangagwa. «Es un Gobierno militar. No se puede enviar a pirómanos a formar el Cuerpo de Bomberos», ha esgrimido.

Moyo ha advertido de que la aparente tranquilidad al miedo que el Ejército ha generado en los zimbabuenses, si bien ha augurado que el pueblo no tardará en levantarse contra este «régimen ilegal».

«Si no intervienes cuando ha habido un ataque tan atroz contra el orden constitucional, entonces simplemente estás abriendo las puertas al conflicto. Si no se actúa, Zimbabue será otro Somalia. Habrá un baño de sangre», ha sostenido.

El nuevo Gobierno ha rechazado en numerosas ocasiones los cuestionamientos sobre su legitimidad y ha insistido en que este año habrá elecciones democráticas en Zimbabue. «Es un político derrotado», ha dicho el portavoz gubernamental, George Charamba, en respuesta a las críticas del círculo cercano a Mugabe.